Inicio  
  
  
   Adenoma de próstata
Buscar

Diccionario médico
  • Todas las definiciones
Servicios
  • Listas de boda
Trastornos de la próstata
 
Tu nombre :
Tu e-mail * :
Nombre del destinatario :
E-mail del destinatario * :
Tu mensaje :
*campo obligatorio
¡Tu mensaje ha sido enviado!

Adenoma de próstata

Los trastornos de la próstata afectan a la mayoría de los hombres: hacia los 60 años, muchos tienen una próstata grande (adenoma o hipertrofia benigna) y hacia los 80 años la mitad sufren cáncer de próstata.

Adenoma de próstata
© Thinkstock

Entre el nacimiento y la pubertad, la próstata aumenta de tamaño lentamente y, después, crece de forma rápida para alcanzar en el adulto un peso estable de 15 a 25 g. Más adelante, por razones desconocidas, la próstata empieza a aumentar hasta alcanzar, en ocasiones, un volumen considerable, lo que se conoce como adenoma o hipertrofia benigna de la próstata.
Este aumento de volumen, que no es canceroso, suele aparecer con la edad. Afecta al 50 % de los hombres a los 60 años y al 90 % a partir de los 80 años.

Síntomas

Al aumentar de volumen, la próstata comprime la uretra, obstruye la salida normal de la orina e irrita la vejiga. Este proceso explica los trastornos urinarios del adenoma de próstata:
Necesidad de orinar con más frecuencia, primero por la noche (el paciente debe levantarse varias veces) y después durante el día.

Necesidad irresistible de orinar: el músculo de la vejiga se contrae sin que se haya llenado, lo que produce en la persona la sensación de ser incontinente.

Dificultad para orinar: debilidad del chorro y dificultad para vaciar completamente la vejiga.

Gotas retrasadas: al final de la micción, continúan saliendo gotas de forma incontrolable.
Estos trastornos, mínimos al principio, se agravan con el paso del tiempo. Dan lugar a molestias en la vida privada y social, que llevan al afectado a consultar con el médico.

Diagnóstico

La consulta empieza por el interrogatorio médico del paciente. Un cuestionario permite evaluar la importancia de los síntomas (ligeros, moderados o graves) y la repercusión en la calidad de vida del paciente. El médico efectúa un tacto rectal para detectar un aumento del tamaño de la próstata, que, en el caso del adenoma, es elástica y está bien delimitada.
La dosificación en la sangre de proteínas específicas de la próstata (llamadas PSA) permite orientar el diagnóstico hacia un adenoma o un cáncer de próstata. En este último caso, sólo el análisis de los tejidos de la próstata (biopsia) permite confirmar con seguridad su presencia.

Tipos de tratamiento

El adenoma de próstata es una enfermedad benigna, aunque puede perturbar considerablemente la vida cotidiana de los hombres afectados. La percepción de las molestias es muy subjetiva: varía según los individuos, el modo de vida (activo o no) y el estado de salud. La cirugía está indicada cuando los pacientes presentan un adenoma con complicaciones, especialmente la más frecuente: el vaciado incompleto de la vejiga, que se dilata y favorece infecciones urinarias de repetición.

Medicamentos. Los médicos disponen de varios tipos de medicamentos. Durante mucho tiempo, el único tratamiento consistía en extractos vegetales con un efecto descongestivo.
Actualmente, existen medicamentos eficaces que actúan disminuyendo el volumen de la próstata o mejorando la abertura del cuello de la vejiga. De esta forma eliminan la obstrucción en la salida de la orina.

Cirugía. En la cirugía endoscópica, el médico introduce en el canal de la uretra una sonda con un endoscopio, lo que permite visualizar el adenoma y proceder a su extirpación. La intervención se realiza con anestesia local, dura alrededor de una hora y requiere una corta hospitalización (3 o 4 días).
La cirugía convencional es preferible a la extirpación endoscópica cuando la próstata es muy voluminosa.

Comentar
12/02/2010

Más información sobre este tema:


Newsletter


ciao
Foro Salud

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

IMC
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal