Inicio  
  
  
   Resfriado: limitar el contagio del bebé
Buscar

Diccionario médico
  • Todas las definiciones
Servicios
  • Listas de boda
Salud del bebé
Commentar

Los resfriados y el bebé: cómo limitar el contagio

El resfriado común es una enfermedad respiratoria de origen viral altamente infecciosa. Las epidemias son comunes en otoño y en invierno. La lactancia materna proporciona anticuerpos que protegen a los bebés de los resfriados, pero no al cien por cien.

Resfriado: limitar el contagio del bebé
© Thinkstock

La sucesión de resfriados es una enfermedad de la adaptación. Cuando un bebé o un niño se socializa, se inmuniza contra los virus respiratorios. Puede ocurrir de forma temprana en la guardería, o más tarde cuando es grande y va a la escuela. Más pronto o más tarde, no se escapará.

Cómo se contagia el resfriado

La transmisión ocurre por vía aérea al respirar gotas minúsculas de agua que contienen el virus. Estas gotitas contaminadas las puede proyectar en el aire una persona resfriada que tosa, estornuda o escupa sin cubrirse la boca. La transmisión también puede ocurrir a través del contacto directo con objetos contaminados con el virus.

El bebé en la comunidad

La vida comunitaria en la guardería multiplica los contactos entre los niños y fomenta el contagio de los resfriados: los bebés se lamen, intercambian los chupetes, muerden los juguetes que comparten... Los padres se desesperan al ver a sus bebés curarse de un resfriado para contagiarse otro. Pero, como señala el doctor Thierry Briac, otorrinolaringólogo del hospital de Trousseau, Francia, "la única medida que podría poner a un bebé a salvo de los resfriados es sacarlo de la guardería. Claro, es más fácil decirlo que hacerlo... ".

Medidas de higiene para limitar el contagio de los resfriados

Las acciones simples y eficaces siguen siendo pertinentes. Estos son los buenos comportamientos que deben a adoptarse y enseñar a los niños:

Lavarse las manos varias veces al día, sobre todo cuando uno está resfriado y antes de tocar a un bebé. Lavar las manos con jabón, frotando las palmas una contra la otra, entre los dedos y en el dorso de las manos antes de secarse con una toalla o al aire. Muy simple, pero eficaz.

Cuando se tose o se estornuda, hay que cubrirse con el antebrazo, nunca con la mano. Todos hemos aprendido a ponernos la mano sobre la boca y lavarse lo antes posible después de hacerlo. Las instrucciones han cambiado. Ahora debemos aprender a poner el brazo sobre la boca. Esto limita la difusión aérea pero también el contagio por contacto: las manos no quedan contaminadas por el virus.

Respetar las distancias. No acercarse a menos de un metro de distancia de un bebé cuando se está resfriado para limitar el riesgo de contagio. A los bebés hay que mantenerlos distancia de personas resfriadas, sean adultos, niños, o los propios hermanos. También hay que evitar llevar a los bebés a sitios públicos muy frecuentados o espacios cerrados (transporte público, centros comerciales…).

Tirar los materiales desechables tras su uso: pañuelos de papel, máscarillas,…Si uno está resfriado y se tiene que ocupar de un recién nacido o un bebé, hay que lavarse las manos antes de tocarlos y llevar una mascarilla para evitar pulverizar los microbios encima del bebé. Desechar la mascarilla cuando esté mojada y no volver a usarla.

Tirar los pañuelos desechables en la basura después de sonarse. ¡Limpieza, siempre limpieza!

Lavar los juguetes y no compartir cucharas o chupetes cuando los bebés están enfermos.

Aire puro. "Ventilar la habitación del bebé todos los días, mantenerlo lejos de la contaminación y no someterlos al tabaquismo pasivo son consejos que pueden ayudar a los niños pequeños a resistir el contagio, si bien es difícil cuando se vive en una gran ciudad ", señala el doctor Thierry Briac.

Dra. S. Parienté

Publicado el 27/02/2013Comentar

Más información sobre este tema:


Newsletter


ciao
Foro Salud

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

IMC
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal