Inicio  
  
  
   La flora vaginal: un frágil equilibrio
Buscar

Diccionario médico
  • Todas las definiciones
Servicios
  • Listas de boda
Higiene íntima
 
Tu nombre :
Tu e-mail * :
Nombre del destinatario :
E-mail del destinatario * :
Tu mensaje :
*campo obligatorio
¡Tu mensaje ha sido enviado!

La flora vaginal: un frágil equilibrio

Como todas las cavidades abiertas del organismo, la vagina está compuesta por una flora bacteriana. La presencia de estos microorganismos es normal y tiene una función protectora. Pero cuando esta flora vaginal se desequilibra, se pueden desarrollar otras bacterias patógenas que, a su vez, pueden causar infecciones.

La formación de la flora vaginal

La flora vaginal: un frágil equilibrio
© Thinkstock

Al nacer, la vagina está colonizada por una flora bacteriana. Esta se parece mucho a la de una mujer adulta debido a las hormonas maternas que permanecen algunas semanas en el organismo del bebé. Después, cuando estas hormonas desaparecen, la flora de la niña se estrá compuesta de gérmenes digestivos y cutáneos hasta la pubertad.

Con la aparición de estrógenos durante la pubertad, las secreciones vaginales aumentan. La flora de la adolescente se transforma progresivamente para convertirse en la de una mujer adulta. La flora vaginal de una mujer está compuesta principalmente por una bacteria que se llama bacilo de Döderlein o lactobacilo. Se pueden contar hasta 10 millones por ml.
Los lactobacilos pertenecen a la misma familia que las bacterias que se utilizan en la fabricación de los yogures. Estos garantizan la protección de la vagina produciendo peróxido de hidrógeno (H2O2) y ácido láctico. Estas dos sustancias impiden la proliferación de otros gérmenes patógenos. El ácido láctico permite mantener la acidez natural de la vagina, cuyo pH oscila entre 3,8 y 4,5.

Flora vaginal: un equilibrio delicado

Los otros gérmenes, presentes en la vagina en menor cantidad, son potencialmente patógenos. Algunos factores tales como el estrés, una higiene íntima inadecuada o incluso el consumo de antibióticos, pueden desequilibrar la flora vaginal. Cuando esto sucede, las otras bacterias, como por ejemplo las anaerobias, las gardnerellas, las micoplasmas, los estreptococos y los estafilococos, tienden a multiplicarse y se vuelven patógenos. Las proteus, las klebsiellas y los colibacilos son, por su parte, potencialmente responsables de la cistitis.

Cuando la flora vaginal está desequilibrada, hablamos de vaginosis. Si está infectada e inflamada, el término empleado es el de vaginitis. Con el fin de prevenir estos problemas, se aconseja adoptar una higiene íntima adecuada y consultar con el ginecólogo si los síntomas de escozor o de ardor persisten.

S. Laîné

Comentar
27/08/2012

Más información sobre este tema:


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

IMC
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal