Inicio  
  
  
   Tratamiento de las varices
Buscar

Diccionario médico
  • Todas las definiciones
Servicios
  • Listas de boda
Varices y flebitis
Commentar

Tratamiento de las varices

El problema de las varices no debe pasarse por alto. Una vez detectadas, hay que ponerse en manos de un especialista, el cirujano vascular.

Tratamiento de las varices
© Thinkstock

En la actualidad hay diversas técnicas para tratarlas. Inicialmente se intentará un tratamiento médico con fármacos venotónicos, para mejorar el tono y la consistencia de las venas, mejorar la sintomatología y evitar la progresión de la enfermedad. En caso de que el tratamiento no sea suficiente, habrá que recurrir a la cirugía, que cuenta con múltiples técnicas. Unas, como el stripping, son más agresivas, y otras, como la técnica CHIVA, resultan armoniosas y permiten una recuperación rápida y poco dolorosa.

Esclerosis

Este método es específico para aquellas varices pequeñas pero que estéticamente
resultan muy molestas. La técnica más utilizada se basa en inyectar una sustancia química que cicatriza las varices. Después se aplica un vendaje compresivo.
Este tratamiento está indicado para las personas que tengan venas varicosas residuales o arañas vasculares. Los resultados varían según la idiosincrasia de cada paciente, obteniéndose un buen resultado en la mayoría de los casos.
Las complicaciones médicas que genera este método son mínimas. Así, es posible tener una reacción alérgica al líquido, al igual que con cualquier otro medicamento; o una intoxicación si se sobrepasan las cantidades y concentraciones adecuadas. Asimismo, los pacientes también pueden sufrir una lesión ulcerante en la piel o incluso manchas muy antiestéticas.
Dentro de la esclerosis de varices hay una serie de variantes que se aplican según los casos:

Esclerosis convencional. Para tratamiento estético.

Crioesclerosis. Se aplica con líquido frío. Utilizada para tratamientos estéticos.

Espuma. Para venas varicosas de mayor tamaño. También se llama esclerosis con espuma o TRV. Aunque se realiza bajo vigilancia ecográfica, se han descrito casos de flebitis (inflamaciones de venas) graves y con riesgo de afectación pulmonar.

Fotoesclerosis con láser. Para tratamiento estético. Técnica muy novedosa pero aún en fase experimental. En algunos casos se han producido quemaduras y, con frecuencia, en pieles muy morenas aparecen manchas.

Chiva

Esta intervención, la CHIVA (cura hemodinámica de la insuficiencia venosa ambulatoria), se comenzó a practicar a finales de los años ochenta. Se trata de una intervención mucho más conservadora, teniendo como finalidad preservar al máximo las venas para que continúen realizando su función de drenaje. Hoy por hoy, este método está convirtiéndose en la técnica estándar para curar los problemas de las varices. La clave de su éxito es muy sencilla: la cura se realiza en un quirófano ambulatorio con anestesia local; las incisiones que se practican son de tan sólo tres milímetros, por lo que dejan muy poca cicatriz, y el tiempo de convalecencia tras el tratamiento es prácticamente ninguno.
El método CHIVA es el indicado para todas las personas afectadas por el problema de varices. Por sus características, esta técnica está especialmente pensada para quienes tengan que incorporarse rápidamente a la vida laboral o para enfermos de edad avanzada o con un historial médico específico que no les permita someterse a una operación con anestesia general. Toda persona afectada de varices es candidata a ser tratada con la técnica CHIVA, exceptuando a las personas que sufran una imposibilidad para caminar.
Cirugía stripping
Supone la eliminación total de la vena afectada. Dependiendo de los casos, el tratamiento se ha de complementar con la aplicación de esclerosis para las varices de menor tamaño.
Las varices medianas suelen ser extirpadas a través de mínimas incisiones y bajo anestesia general o epidural.
Por su parte, para las varices grandes suele utilizarse el stripping (arrancamiento). Se trata de una técnica en la que el paciente es sometido a una intervención quirúrgica importante para extirparle las varices. Esto significa que recibirá anestesia epidural o general y sufrirá un tiempo de baja posterior que incluye hospitalización de 24 a 72 horas. Además, requiere un reposo completo de ocho a diez días y un absentismo laboral de un mes.
Asimismo, esta técnica comporta un porcentaje de un 10 % de complicaciones locales que pueden acabar en lesiones en nervios cercanos a las venas tratadas, además de un porcentaje nada despreciable de otros problemas.

Éxito del tratamiento

La posibilidad de que las varices se formen de nuevo después de su tratamiento depende de varios factores. Éstos incluyen el diagnóstico subyacente, la técnica terapéutica aplicada y la habilidad del cirujano.
En el caso de la escleroterapia, el hecho de que una vena no se destruya por completo posibilita que se reabra o que una nueva vena aparezca en la misma localización. Varios estudios concluyen que las varices se reproducen con mayor probabilidad después de un tratamiento con escleroterapia que quirúrgico. Sin embargo, ningún tratamiento ha demostrado estar libre de recurrencias.
Para todos los tipos de tratamiento, la probabilidad de recurrencias aumenta con el tiempo. Además, como la enfermedad venosa suele ser progresiva, no se puede prevenir la aparición de nuevas varices en el futuro.

Prevención de las varices

Como siempre, el mejor tratamiento es siempre la prevención; por eso, a continuación se incluyen unos útiles consejos que ayudarán a mejorar la circulación:

  • Caminar a menudo.
  • Mantenerse en movimiento o flexionar los músculos de la pantorrilla si se tiene que permanecer mucho tiempo de pie.
  • Usar medias de descanso, sobre todo durante el embarazo.
  • No permanecer inmóvil en la misma posición, de pie o sentado, durante mucho tiempo.
  • Controlar el exceso de peso y evitar el estreñimiento comiendo alimentos ricos en fibras.
  • Aplicar duchas de agua fría en las piernas al tiempo que se realiza un masaje rotatorio en sentido ascendente.
  • Realizar ejercicio físico. En particular, la natación y los paseos en bicicleta son los deportes más apropiados en la insuficiencia venosa, ya que favorecen el retorno venoso.
  • Evitar el uso de ropa estrecha en la mitad inferior del cuerpo. No llevar vestidos ni cinturones ajustados. Utilizar calzado con un tacón de tres o cuatro centímetros, pero no es conveniente que el zapato sea estrecho ni puntiagudo.
  • Procurar dormir con las piernas en posición ligeramente elevada.
  • Realizar masajes, con las piernas elevadas, desde el tobillo hacia la rodilla.

Publicado el 27/08/2010Comentar

Más información sobre este tema:


Newsletter


ciao
Foro Salud

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

IMC
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal