Inicio  
  
  
   Hipotiroidismo: diagnóstico y tratamiento
Buscar

Diccionario médico
  • Todas las definiciones
Servicios
  • Listas de boda
Tiroidismo
Commentar

Hipotiroidismo: diagnóstico y tratamiento

Igual que el hipertiroidismo, puede ser primario, por pérdida de tejido tiroideo, con la consiguiente capacidad de secretar hormonas tiroideas, o secundario, por déficit de TSH.

Hipotiroidismo: diagnóstico y tratamiento
© Thinkstock

Además existe el llamado hipotiroidismo subclínico, que consiste en un estado intermedio en que el tiroides empieza a fracasar, pero con un estímulo extra de la TSH es capaz de compensar la producción de T4 y T3. Igual que el hipertiroidismo, es mucho más frecuente en mujeres.

Causas del hipotiroidismo

Las causas varían de unas zonas a otras. En regiones con bocio endémico y falta de ingesta de yodo (con frecuencia regiones montañosas y aisladas con bajo nivel económico), es frecuente el hipotiroidismo como evolución del bocio por falta de yodo.
En los países occidentales, la causa más frecuente es la destrucción previa del tiroides con cirugía o con yodo radiactivo tras el tratamiento de un hipertiroidismo y la tiroiditis autoinmune de Hashimoto. Esta última es de causa autoinmune o debida a la formación de anticuerpos contra el tiroides de origen desconocido.
Otras causas son los fármacos (amiodarona, litio) y radioterapia previa de la región del cuello.

Síntomas del hipotiroidismo

Los síntomas del hipotiroidismo son muchos y muy variados, y como ninguno de ellos es específico y se instaura de forma lenta, resulta de difícil diagnóstico si no se sospecha. Los más frecuentes son adormecimiento, sensibilidad al frío o aumento del estreñimiento. Son frecuentes el acorchamiento y los hormigueos en las manos y las alteraciones en la menstruación en forma de pérdidas frecuentes. La piel puede estar engrosada e hinchada en la cara, la nuca y las manos, además de haber depilación del tercio externo de las cejas. En contra de la creencia popular, el sobrepeso y la obesidad poco tienen que ver con el hipotiroidismo.
En la persona anciana puede presentarse en forma de un cuadro de confusión, depresión, descoordinación y amodorramiento. El coma mixedematoso ocurre en pacientes hipotiroideos no tratados, precipitado por una infección o enfermedad intercurrente. Se presenta obnubilación, descenso de la temperatura corporal, pulso lento y cara hinchada. Si no se trata con urgencia es un cuadro frecuentemente funesto.
El hipotiroidismo subclínico es aquella situación en que las hormonas tiroideas son normales, pero existe un aumento de la TSH, lo cual significa que el tiroides puede mantener su función, aunque a fuerza de una hiperestimulación de la TSH. No presenta síntomas, y suele ser un hallazgo casual en una analítica de rutina. A largo plazo es de prever que se produzca un hipotiroidismo franco (con disminución de T4 y T3).

Diagnóstico del hipotiroidismo

El diagnóstico se realiza mediante la determinación de TSH, T4 y T3. En el hipotiroidismo primario, la TSH siempre está elevada, y las T4 y T3, disminuidas, si se exceptúa el caso de hipotiroidismo subclínico, en que están normales. En los raros casos de hipotiroidismo secundario, tanto la TSH como las hormonas tiroideas están disminuidas. También se encuentra aumento del colesterol y la anemia.

Tratamiento del hipotiroidismo

El tratamiento consiste en el aporte de L-tiroxina por vía oral (Levotrhoid®). Se inicia con dosis bajas de 50 mcg al día y se va aumentando cada tres o cuatro semanas con controles analíticos hasta la normalización de la TSH. Posteriormente, cada seis meses se realizan controles periódicos de TSH: si está baja se debe reducir el tratamiento, si está elevada se debe aumentar y si está normal hay que mantener la misma dosis. En las personas ancianas o con enfermedades cardíacas, se debe iniciar con 25 mcg al día para evitar trastornos del ritmo cardíaco y la angina de pecho.
El hipotiroidismo subclínico se trata del mismo modo, pero sólo se ha de iniciar el tratamiento si la TSH duplica su valor normal; mientras eso no ocurra, se debe controlar la TSH cada seis meses.
Durante la gestación, la presencia de hipotiroidismo no tratado se acompaña de aumento de mortalidad fetal y maternal. Es posible que sea necesario aumentar la dosis habitual de la paciente, pues se produce un aumento de necesidades, con lo que disminuye la cantidad de hormona tiroidea libre en la sangre.

Prevención del hipotiroidismo

El bocio endémico aún existe en muchas zonas. Se le ha relacionado con falta de yodo en el agua, aislamiento geográfico, bajo nivel económico y alimentos con efecto antitiroideo, como las verduras del género Brassica (col, coliflor, berzas, rábanos o berros). Las medidas de profilaxis con yodo en la sal, en el aceite o en los depósitos de agua han demostrado ser de gran efectividad en la prevención del bocio endémico y del cretinismo (hipotiroidismo infantil).
Es posible que el uso de ciertos fármacos también cause efectos antitiroideos: la amiodarona, el litio, algunos expectorantes (yoduro potásico) y los antitiroideos pueden ocasionar hipotiroidismo. La irradiación del cuello como tratamiento (radioterapia) o de forma accidental es causa de hipotiroidismo y cáncer de tiroides. La amiodarona, además, origina hipertiroidismo. Igualmente, el exceso de yodo puede precipitar un hipertiroidismo latente.
La progresión del hipotiroidismo subclínico a hipotiroidismo franco se previene mediante la detección precoz a través de una determinación de TSH. Se recomienda en personas tratadas con fármacos sospechosos, con antecedentes de bocio o de enfermedad tiroidea y, según muchos especialistas, a todas las mujeres mayores de 50 años.

Publicado el 27/08/2010Comentar

Más información sobre este tema:


Newsletter


ciao
Foro Salud

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

IMC
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal