Inicio  
  
  
   El sonambulismo, historias para no dormir
Buscar

Diccionario médico
  • Todas las definiciones
Servicios
  • Listas de boda
Insomnio y otros trastornos del sueño
 
Tu nombre :
Tu e-mail * :
Nombre del destinatario :
E-mail del destinatario * :
Tu mensaje :
*campo obligatorio
¡Tu mensaje ha sido enviado!

El sonambulismo, historias para no dormir

Frecuentes o raras, cortas o largas, sin riesgo o peligrosas, cada crisis de sonambulismo es diferente. Esta alteración del sueño conocida por todos continúa siendo un misterio para los científicos y los médicos. ¿Cuáles son sus consecuencias? ¿Es posible curarse?

El sonambulismo, historias para no dormir
© Thinkstock

En medio de la noche oyes un ruido y te levantas. Vas a la cocina y encuentras a tu marido mirando dentro del frigorífico. Las respuestas a tus preguntas son incoherentes, como si no fuera consciente de sus actos. ¿Y si es sonámbulo?

El sonambulismo es raro en los adultos

El sonambulismo es una alteración del sueño que afecta sobre todo a los niños: de 10% a 15% entre los niños de 8 a 12 años y de un 2% a 4% entre los adultos. Las crisis de sonambulismo ocurren generalmente durante la fase del sueño profundo, pocas horas después de quedarse dormido. Mientras deambula, el sonámbulo está en un estado llamado de ´´sueño y vigilia disociados´´, porque no se trata ni de uno ni de la otra. Hay elementos propios del sueño porque las personas no tienen ninguna conciencia de lo que hacen y generalmente no recuerdan nada de estos episodios, y elementos de la vigilia porque los sonámbulos pueden actuar y realizar actos complejos´´, explica el doctor Christophe Petiau, neurólogo del Centro del sueño de la Clínica de Sainte Barbe de Estrasburgo, de Francia.

Aunque pocos adultos sufren de sonambulismo, este es un fenómeno muy conocido y que a la vez ha intrigado a través de los siglos. La medicina aún desconoce sus causas exactas. Varios estudios sugieren predisposiciones genéticas: en 80% de los sonámbulos existen antecedentes familiares de sonambulismo y de terrores nocturnos. (2) Los investigadores han encontrado un gen ligado al sonambulismo. Quienes lo portan tienen más probabilidades de sufrirlo pero cerca de la mitad de los sonámbulos no tienen esta disposición (3).

Otros estudios muestran que escasas horas de sueño, el estrés, el alcohol y ciertos psicotrópicos pueden desatar crisis de sonambulismo. ´´Las situaciones que fragmentan el sueño favorecen la aparición de episodios de sonambulismo en las personas con predisposición. Despertar a una persona que está en fase de sueño profundo puede provocar un estado de confusión similar al que sufren quienes padecen sonambulismo´´, precisa el doctor Petiau.

Deambular puede ser peligroso

El sonambulismo no indica la presencia de una alteración psicológica y felizmente, la mayoría de las crisis no son serias. Existen casos raros (1% de la población) (1) en los que el deambular nocturno puede ser frecuente y durar hasta media hora. En este tiempo una persona puede poner su vida en peligro. Ha habido casos en los que el sonámbulo ha intentado conducir un coche.

"A menudo me levanto para controlar que la puerta de calle esté cerrada con llave. Después de hacerlo, me acuesto sin rechistar´´. De sus paseos nocturnos, Cristina * no tiene ningún recuerdo. Su marido es quien se lo cuenta. Él, por su lado, tampoco pasa la noche en total reposo, ya que vigila a su esposa para que no se lastime mientras deambula. Como regla general, estas crisis de sonambulismo no tienen ninguna consecuencia. ´´Pero una vez en el hospital, después de una operación, me levanté y me llevé conmigo el suero y el drenaje´´. El equipo médico intervino rápidamente y condujo a Cristina a su cama. La historia terminó bien.

El sexsomnio, un estado próximo al sonambulismo

Muchas personas que deambulan por la noche nunca hablan con su médico. ´´Generalmente consultan después de un episodio extraordinario, por ejemplo, si al despertarse se han encontrado fuera de la habitación o de su casa. También lo hacen cuando tienen episodios de sexomnio, porque se dan cuenta de hay un problema´´, comenta el doctor Petiau.

El sexomnio es un trastorno del sueño que lleva a un comportamiento sexual en la fase del sueño profundo, sin conciencia ni recuerdo, como ocurre en el sonambulismo´´, explica el doctor Petiau. Pero a diferencia del sonambulismo, en el que la persona camina, el sexomnio conduce a la actividad sexual. Si quien se encuentra al lado del sexomne accede a sus accesos eróticos nocturnos, las consecuencias son limitadas. Pero si la otra persona no consiente, la situación puede terminar dramáticamente y hasta en violación.

Sonámbulos culpables de actos violentos ya han comparecido frente a los tribunales. Para determinar si el acusado estaba consciente en el momento del acto delictivo, los médicos especialistas en trastornos del sueño analizan su perfil. El doctor Petiau explica que se tienen en cuenta dos elementos:’ Primero, la historia de la persona para saber si ya ha tenido crisis de sonambulismo. Luego, se llevan a cabo exámenes objetivos para determinar si se trata de verdaderos episodios de vigilia disociada’’.

Para provocar una crisis de sonambulismo los médicos ponen al paciente en situaciones favorables para que el fenómeno ocurra: privación de sueño e incluso ingesta de alcohol. Gracias a estos análisis, ha habido sexomnes a quienes se ha declarado inocentes de los crímenes por ellos cometidos. Por ejemplo, el pasado julio, un tribunal de Gales dejó libre a un hombre acusado de violar a una adolescente porque se comprobó que sufría de sexomnia.

Los tratamientos son poco eficaces

Desafortunadamente para quienes ponen en riesgo su vida y las de terceros durante estas crisis, los tratamientos son escasos y poco eficaces. ´´Actualmente no existe ningún tratamiento oficial reconocido´´, explica el doctor Petiau, quien dice haber tenido éxito en la disminución de la frecuencia del deambular nocturno con algunos de sus pacientes. Somníferos como las benzodiazepinas y ciertos antidepresivos pueden ayudar a los sonámbulos a no levantarse durante la noche. Esas drogas tienen una eficacia limitada en el tiempo y pueden crear dependencia y, en algunos casos, incluso favorecer los estados de vigilia disociada. Algunos científicos han observado que las técnicas de relajación o la hipnosis curan el sonambulismo. (4) Los resultados son alentadores pero todavía deben ser confirmados.

A falta de tratamientos de eficacia probada, seguir algunos consejos puede ayudar a reducir los riesgos. ´´Para quienes viven en las alturas es importante instalar cerrojos en las ventanas´´, recomienda el doctor Petiau. ´´Los sexomnes , por su parte, deben tratar de evitar situaciones delicadas, sobre todo si han dormido poco y han bebido alcohol´´. Un ejemplo: después de una noche de copas, evitar dormir en una habitación compartida.

Otra recomendación: si uno se encuentra con un sonámbulo, es mejor no despertarlo. Al estar la persona en una fase de sueño profundo, se despertará completamente desorientado. Podría incluso reaccionar con violencia por sentirse amenazado. ´´Un sonámbulo es muy dócil y lo aconsejable es guiarlo suavemente hasta su cama´´, recomienda el especialista. Nada como palabras dulces y gestos amistosos para que el sonámbulo pase el resto de la noche en su cama.

L. Farcy

* El nombre ha sido cambiado

Fuentes:

1. The neurology of consciousness, Steven Laureys, Giulio Tononi, Academic Press, 423 pages, 2009. p.109.
2.
Sleepwalking, A Possible Side Effect of Antipsychotic Medication, Mary V. Seeman, PSYCHIATRIC QUARTERLY, Volume 82, number 1, aout 2010.
-
International Statistical Classification of Diseases and Related Health Problems 10th Revision, Organización Mundial de la Salud, 2010.

Comentar
16/04/2012

Más información sobre este tema:


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

IMC
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal