Inicio  
  
  
   Métodos antiestrés
Buscar

Diccionario médico
  • Todas las definiciones
Servicios
  • Listas de boda
Estrés
 
Tu nombre :
Tu e-mail * :
Nombre del destinatario :
E-mail del destinatario * :
Tu mensaje :
*campo obligatorio
¡Tu mensaje ha sido enviado!

Métodos antiestrés

Una competición tremenda, horarios de locura… Si ya has dejado que todo te desborde, da la bienvenida a tu viejo enemigo: ¡el estrés! Hoy en día, existen nuevos métodos infalibles para conservar la calma y la serenidad. Aquí tienes cuatro de ellos.

Métodos antiestrés
© Thinkstock

He aquí un panorama de algunos métodos para hacer las paces contigo mismo…

Tómatelo con humor

La obligación de dar resultados, un colega del trabajo histérico, una pelea absurda con tu tío… ¿Y si te lo tomas con humor? La “juventud” zigomática es peligrosa para el equilibrio psíquico. Según el doctor Henri Rubinstein, especialista en el sistema nervioso, “reír tiene una función primordial en el cruce de manifestaciones musculares, respiratorias, nerviosas y psíquicas del individuo”. Explicación: reír es un buen ejercicio interior y está acompañado por una producción de endorfinas (las opiáceas naturales del cuerpo) que se difunden abundantemente en el cerebro. En lugar de cultivar una tendencia a racionalizar hacia el extremo, puedes optar por una actitud lúdica y relajarte. “Nos hacemos muy rígidos en nuestras sociedades modernas.
Afortunadamente reírnos nos hace ver cómicos y somos capaces de programar sesiones divertidas (de cine o televisión) y cenas con “cachondos”. En resumen, evita el pijama y las series dramáticas. Ríete y llegará el fin de la era del estrés.

¡Afina!

Cantar en la ducha o conduciendo el coche sólo aporta beneficios. Las cuerdas vocales son músculos cuya tensión está directamente relacionada con nuestro estado nervioso y emocional. Esta es la razón por la que jugar con las cuerdas vocales y relajarlas aleja tensiones y devuelve la energía. Cantar implica una respiración ventral. Si la adoptamos de forma espontánea, se convertirá en un verdadero antídoto del estrés.
Para dar con la nota adecuada, es necesario respirar y por ello esta actividad aporta una buena oxigenación de todo el organismo. Para poder colocar bien la voz, puedes realizar el siguiente ejercicio: de pie, con los pies ligeramente separados y la espalda recta, cierra los ojos y emite sonidos sin fijarte si están afinados o no. Poco importa el estilo y el ritmo. No dudes en apuntarte a un coro o tomar un curso de canto. ¡No olvides ir al karaoke de vez en cuando! Un guirigay de sonoridad es la garantía de una relajación segura.

¡Levanta el pie!

“Para estar bien, es necesario tener un buen pie”, afirma Jean-Pierre Krasensky, reflexólogo. Para relajarse y estar pletórico de energía, recomendamos la reflexología
plantar, también denominada masaje reflejo de los pies. Si bien esta técnica se practica en China desde hace milenios, también ha encontrado su público en occidente desde principios de siglo. Fue un norteamericano, el Dr. Fitzgerald, quien demostró la relación entre los órganos corporales y el pie, poniendo así fin a cualquier distancia.
El principio: de las plantas de los pies parten innumerables circuitos reflejos que regularizan las funciones del organismo. Si se estimulan, con ayuda de masajes en los puntos correspondientes, se pueden aliviar un gran número de males cotidianos… empezando por el estrés. El objetivo de este masaje reflejo es, sobre todo, desatar las tensiones nerviosas y restablecer el equilibrio del organismo. Se trata de un nuevo credo en un mundo donde la vida moderna no deja de ejercernos presión.

¡No olvides la relajación!

Aunque la relajación no es una técnica nueva, ya ha demostrado su eficacia. El método es muy sencillo: se trata de ejercicios que permiten tomar conciencia de cada parte del cuerpo además de notar la diferencia entre la sensación de tensión y la de relajación.
Por todos es sabido que ante el menor estrés se crean nudos: nudos en el estómago, trapecios endurecidos… En una sesión de relajación empiezas estirado en el suelo con los ojos cerrados. Al principio practicas una respiración abdominal. Antes de relajarte, debes concentrarte en esta sensación. Con una serie de ejercicios se trabaja todo el cuerpo: la mandíbula, los muslos… Para relajarlos, empieza por contraerlos conscientemente. En la vida cotidiana, también puede ayudar a evitar tensiones inútiles relacionadas con problemas afectivos o emocionales.

C. Maillard

Comentar
12/02/2010

Más información sobre este tema:


Newsletter


ciao
Foro Salud

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

IMC
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal