Inicio  
  
  
   Prevención de la diarrea
Buscar

Diccionario médico
  • Todas las definiciones
Servicios
  • Listas de boda
Diarrea
 
Tu nombre :
Tu e-mail * :
Nombre del destinatario :
E-mail del destinatario * :
Tu mensaje :
*campo obligatorio
¡Tu mensaje ha sido enviado!

Diarrea: ¡más vale prevenir!

¿Cansado de ir y venir al lavabo, y de los cólicos y la fatiga? Para tratar la diarrea y reducir el malestar, puedes tomar unas medidas de precaución muy sencillas. Sigue los consejos de Doctissimo.

Prevención de la diarrea
© Thinkstock

Los episodios diarreicos pueden deberse a varias causas: virus, parásitos, antibióticos... La multiplicidad de causas hace que las recomendaciones relativas a la prevención sean difíciles de determinar, aunque es posible elaborar un cuadro general con las instrucciones a seguir. Lavarse las manos con frecuencia, conservar los alimentos perecederos en el frigorífico y respetar las fechas de caducidad reduce los riesgos de forma significativa. Además, hay algunos consejos particulares en función del tipo de diarrea.

Prevenir la diarrea infecciosa

  • Contra las diarreas de origen viral
    Puedes prevenir la diarrea de origen viral si te lavas las manos con regularidad. Basta con lavarlas con agua y jabón, aunque también puedes recurrir a geles a base de alcohol. Acostúmbrate a lavarte las manos antes y después de las comidas y después de ir al lavabo, es la forma más eficaz de evitar el contagio.
    Un pequeño recordatorio no está de más: los virus son muy contagiosos, así que intenta mantenerte a distancia, en especial de los niños, para minimizar los riesgos de contagio.
  • Contra las diarreas de origen bacteriano o parasitario
    La prevención de las diarreas infecciosas y parasitarias requiere una buena higiene alimentaria y la ingesta de agua embotellada. Asimismo, es esencial lavarse las manos con regularidad, igual que en los casos de diarrea de origen viral.
    Intenta no beber agua de origen desconocido, sobre todo si estás en un país extranjero. Si tienes demasiada sed, puedes purificar el agua, bien hirviéndola durante un tiempo considerable, bien con ayuda de filtros de agua adecuados, e incluso, añadiendo productos químicos para tratar el agua tales como el hidroclonazone o el permanganato de potasio.
    Lava la fruta antes de consumirla y conserva siempre los productos perecederos en el frigorífico. Lavar las frutas y verduras y purificar el agua resulta eficaz con la mayoría de las bacterias, pero es insuficiente con algunos parásitos. Por último, no te olvides de comprobar la fecha de caducidad de los alimentos.

Prevención de la diarrea del viajero o del turista

Las precauciones que debes tomar para no contraer la diarrea del viajero se asemejan en gran medida a las que debes tomar para no contraer las de origen bacteriano. Por tanto, lávate las manos con regularidad y no ingieras agua de origen desconocido ni productos lácteos no pasteurizados. Pero eso no es todo.

En los países con una higiene de vida precaria, debes evitar comer alimentos crudos o poco cocidos (frutas, verduras, carnes, pescados, mariscos).

Ten cuidado con los sorbetes, el hielo y los bufets fríos expuestos sobre una capa de hielo picado; puede que el agua no esté en las mejores condiciones de salubridad.

Descarta, asimismo, consumir agua del grifo. No abras la boca bajo el agua de la ducha e intenta cepillarte los dientes con agua purificada. Si te resulta imposible obtenerla, intenta no tragar agua durante el enjuague. Para purificar el agua, puedes proceder tal como te explicamos en el apartado anterior.

Puedes tomar cualquier bebida embotellada, abierta frente a ti (agua, refrescos...), y también té y café preparados con agua hervida.

Los alimentos más seguros son los platos cocidos y servidos a temperaturas superiores a 60º, las bebidas con pH ácido (limón), los alimentos deshidratados y el pan. Asimismo, puedes consumir sin correr muchos riesgos alimentos con un alto contenido en azúcares.

Prevenir la diarrea asociada a la toma de antibióticos

El 20 % de las personas que toman antibióticos sufren este tipo de fenómeno. Estos casos, resultado de alguna intolerancia, son muy difíciles de prevenir. Sin embargo, puedes tomar ciertas medidas que te ayudarán a reducir las molestias:

No tomes antibióticos, salvo que se presente una necesidad real y siempre con el consentimiento de tu médico. Es esencial respetar la duración y la cantidad del tratamiento prescrito para prevenir una sobredosis. No olvides que, tomar antibióticos con demasiada frecuencia, hace que los microbios desarrollen una resistencia a los mismos.

Si tomas nota de estos consejos, ¡no tendrás por qué volver a preocuparte por los problemas de tránsito!

E. Jost

Comentar
09/01/2013

Más información sobre este tema:


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

IMC
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal