Inicio  
  
  
   Depresión y estados de ánimo
Buscar

Diccionario médico
  • Todas las definiciones
Servicios
  • Listas de boda
Depresión
 
Tu nombre :
Tu e-mail * :
Nombre del destinatario :
E-mail del destinatario * :
Tu mensaje :
*campo obligatorio
¡Tu mensaje ha sido enviado!

Depresión y estados de ánimo

El concepto de depresión está muy divulgado en la sociedad y por ello parece mejor entendido que otros tipos de trastornos de personalidad. La palabra depresión se ha generalizado enormemente en la época actual, sobre todo en las sociedades urbanas, y se utiliza de forma indiscriminada incluso cuando no se da una correspondencia entre ciertos estados emocionales y la definición clínica del trastorno.

Depresión y estados de ánimo
© Thinkstock

La depresión aparece incluida en otros cuadros sintomáticos dentro de la neurosis. También en las psicosis abarca un espacio que la caracteriza y es frecuente que aparezca acompañada de ansiedad y de angustia.
El mundo de las emociones se halla muy implicado en los estados depresivos.
Éstos se generan en un proceso que puede llevar un tiempo hasta que aparecen signos visibles a nivel externo. A veces se desencadenan debido a un suceso externo que ha influido en su aparición, pero también habrá que tener en cuenta la historia del sujeto y la forma de interactuar con el ambiente y con los demás durante la infancia y la adolescencia.
A nivel mundial, según estudios llevados a cabo, se observa que la incidencia en la población femenina es mucho mayor que en la masculina; estadísticamente se da una proporción de dos mujeres depresivas por cada hombre depresivo. Al investigar sobre las causas de esta diferencia, hay que concretar que existe una multiplicidad de factores de tipo biopsicosocial.

Los estados de ánimo

Los estados de ánimo vienen a representar la estabilidad del mundo emocional. No siempre surgen como consecuencia de las emociones que se desarrollen en diversos momentos de la vida sino que también forman una especie de substrato previo a la evolución de los acontecimientos. Así, unas personas pueden experimentar una línea bastante estable a lo largo de su vida, caracterizada por un estado de ánimo vital, fluctuante o de tendencia depresiva, y esto las condicionará de forma distinta a la hora de hacer frente a las diversas situaciones.
En el estado de ánimo triste predomina la sensación de vivir como una carga pesada, esto tiene su reflejo también en el cuerpo, con una disminución de la cantidad de energía: lentitud y pobreza de movimientos, pesadez corporal...
El llamado popularmente «mal estado de ánimo» se refleja en la ausencia de motivación para emprender proyectos y, en especial, la gran dificultad para que aparezcan deseos constructivos.
En la depresión, el estado de ánimo decaído es una constante. La persona se percibe como muy débil, se desprecia a sí misma, es muy dependiente de los otros, se siente impotente para resolver problemas de la vida cotidiana, los acontecimientos del pasado tienen un relieve especial para ella y enturbian la percepción de la realidad del presente. El futuro se vislumbra con temor y gran negativismo. Existen
casos en los cuales en algunos períodos esto no se hace visible y se esconde tras una impresión de «falsa vitalidad» que, cuando desaparece, muestra la auténtica configuración de la personalidad subyacente.

Comentar
12/02/2010

Más información sobre este tema:


Newsletter


ciao
Foro Salud

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

IMC
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal