Inicio  
  
  
  
   Ostomías: vías artificiales del cuerpo
Buscar

Cirugía del cáncer
Diccionario médico
  • Todas las definiciones
Servicios
  • Listas de boda
Cirugía del cáncer
Commentar

Ostomías: las vías de entrada y salida artificiales del cuerpo

En general, hablamos de estoma para referirnos a las entradas y salidas del cuerpo realizadas artificialmente, generalmente mediante cirugía.

Ostomías: vías artificiales del cuerpo
© Thinkstock

La utilidad de un estoma es la de suplir las vías naturales de entrada o salida del mismo; ya sea por necesidad de cierre de las mismas (no es lo más frecuente), o por obstrucción en algún punto que impida el paso de los fluidos corporales.

Esta definición, que puede resultar un poco complicada de entender, quedará más clara si utilizamos una ejemplo: Hablamos de ileostomía para referirnos a la salida directamente desde el íleon del intestino delgado, del bolo digestivo. El motivo de tener que realizar una ileostomía es la presencia de una obstrucción, cancerosa o no, en la zona terminal del tubo digestivo (colon) que haga imposible el paso a través de él de la materia digestiva. Por lo que, la única salida posible es abrir un contacto desde el íleon hacia la piel para el drenaje de la misma.

¿Sólo en el tubo digestivo?

Conductos de paso, en el organismo, tenemos varios: La vía respiratoria, la digestiva y la urinaria. Y para todos ellos existe algún tipo de ostomía aplicable en determinados casos. Vamos con ellas:

-         Tubo digestivo: En este caso, existe una vía de entrada (la gastrostomía), y una de salida (ileostomía, o bien colostomía). Evidentemente, prepararemos quirúrgicamente una u otra en función de las necesidades del individuo, y de la zona obstruida.

  • Vía de entrada: Así, en tumores de esófago, por ejemplo, en que queda dificultado el paso desde la boca hasta el estómago, una manera de obviar este obstáculo es la gastrostomía: Conexión entre el estómago y el exterior, mediante una sonda más o menos amplia, a través de la que se introduce el alimento en el organismo.
  • Vías de salida: Permiten extraer los restos de la digestión al exterior. Que preparemos una ileostomía, o bien una colostomía, varía en función del lugar de la obstrucción. De todas formas, el principio que ha de primar aquí es el de intentar colocar la vía de drenaje lo más cercana al recto y ano posible. Y el motivo es que, conforme pasa el alimento a través del tubo digestivo, los restos se van haciendo cada vez más sólidos; con lo que la persona puede conservar cierta continencia y control sobre sus heces.

-         Vía aérea: Aquí se suele utilizar una “boca” de entrada para el aire: La traqueostomía. Los motivos para preparar una traqueostomía suelen ser las obstrucciones al paso del aire por encima de la traquea, en cavidad oral, o bien en laringe (un tumor de laringe suele ser la causa más frecuente de necesidad de esta técnica).

-         Vía urinaria: También se trata de una vía de salida. En este caso, de la orina producida por los riñones. El motivo para necesitar este drenaje es la presencia de alguna obstrucción por debajo de los uréteres; es decir, un tumor de vejiga, que requiera extirparla, por ejemplo.

¿Cómo saber que el estoma no está infectado?

Dado que suelen prepararse mediante la eversión de la mucosa normal de los tubos a drenar, pensaremos que el estoma es normal (no está infectado ni inflamado) cuando éste tenga un color similar al de la mucosa de la boca. Hemos de pensar, además, que se trata de un tejido no preparado para el contacto con el exterior; por lo que, al menor rozamiento o contusión, puede sangrar. Esto es normal.

De todas formas, conviene seguir una serie de medidas higiénicas para evitar la irritación y/o infección de dicha mucosa. Vamos con ellas:

  • La ropa en contacto con el estoma debería ser de tejido natural (algodón), y más bien ancha.
  • De la misma forma que debemos evitar tejidos sintéticos, también deberíamos evitar el contacto con alcohol, jabones, perfumes o maquillaje. Queda excluido de esta restricción el jabón neutro.
  • No hay que tener miedo a la ducha o baño en el caso de los estomas de salida (ileo o colostomía). En las de entrada (traqueostomía o gastrostomia) hay que vigilar que no entre agua directamente; y guardar un tiempo prudencial de una semana entre la colocación del estoma y el inicio del lavado directo (siempre mediante ducha).

Estomas digestivos: Alimentos a ingerir, y alimentos a evitar

Así, grosso modo, deberíamos evitar los siguientes alimentos o bebidas:

  • Bebidas con gas y cerveza, puesto que producen flatulencia y/o diarrea. De todas formas, conviene beber agua; mucha agua (tanta como dos litros al día).
  • Vigilar las legumbres, por el mismo motivo. Introducirlas en función de la tolerancia por parte de la persona.
  • Verduras: Cuidado con ajo, cebolla, coles y nabos.
  • Evitar también los fritos y embutidos. En este caso, además, aparece otro problema, aparte del malestar digestivo: El mal olor del material que sale por el estoma. Para evitar este mal olor, pueden ser eficaces el yogur, el requesón y/o el perejil.

Son situaciones, además, que predisponen a la pérdida de determinadas vitaminas; por lo que nuestro médico deberá hacer controles de dichas vitaminas (B12 y ácido fólico, en especial) y minerales (hierro, calcio, sodio, potasio y magnesio), y darnos suplementos si es necesario (sólo en ese caso).

Estomas urinarios: Evitando cálculos e infecciones

Aquí varían un poco los problemas a evitar. No prima tanto la molestia como en el caso anterior. Pero hemos de vigilar más de cerca la posibilidad de producción de cálculos o infecciones en la vía urinaria. Y, para ello, disponemos de varias medidas eficaces: Consumir cítricos (naranja, pomelo, limón…), ciruelas o pasas, son medidas especialmente recomendables.

De todas formas, cualquier aumento de temperatura sin causa aparente ha de ser estudiado y descartar la posibilidad de una infección a este nivel.  

Evitar ganar peso

Las ostomías son, como indicábamos inicialmente, eversiones de la mucosa. De ahí que, si la persona gana peso de forma importante tras colocación de una ostomía, ésta pueda obstruirse e incluso tender al cierre. Por tanto, mantener el peso, o incluso bajarlo, si nos sobra algún kilo, es una medida recomendable.

Ante la ganancia de peso, además, la citada mucosa puede herniarse, prolapsarse (salirse a través del conducto) e incluso infectarse.

Los estomas y la vida sexual y de pareja

Los portadores de estomas pueden tener ciertos problemas en su sexualidad. En realidad, muchas veces son problemas secundarios al hecho que no se acaban de ver con estos drenajes. Únicamente hemos de pensar que haya alguna causa orgánica en los estomas urinarios, ya que, en la generación de los mismos, podemos dañar algún nervio o algún músculo relacionado con la actividad sexual.

El tema del embarazo, por el hecho de llevar alguna ostomía, no está contraindicado. Pero hemos de pensar que la ostomía es un tratamiento a alguna enfermedad concreta. Y conviene valorar si, ateniéndonos a dicha enfermedad, la mujer puede o no llevar a cabo su deseo genésico.

Otro aspecto a tener en cuenta es la utilización de anticonceptivos. Éstos no están contraindicados en las ostomías; pero sí en alguna de las enfermedades que pueden llevar a la persona a necesitar una ostomía.

Fuentes

- Unidad 21.18 de la 3ª edición de la “Guía de actuación en Atención Primaria” de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria.

- "Guía de Actuación en Atención Primaria" de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (3ª edición). Tema 21.18.

Publicado el 12/06/2012Comentar

Más información sobre este tema:


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

Calcula tu I.M.C
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal