Inicio  
  
  
   Miopía ¿Qué es?
Enfermedades sensoriales
Commentar

¿Qué es la miopía?

Es un trastorno de la visión que se caracteriza por la dificultad para ver de lejos.

La miopía es un trastorno de la refracción. Como los globos oculares son demasiado largos, los ojos, en lugar de hacer converger la luz sobre la retina (la parte del ojo sobre la cual se forman las imágenes), la hacen converger por delante de la retina, lo que da lugar a una dificultad para ver de lejos. Esta anomalía se corrige perfectamente llevando gafas o lentes de contacto, o, en algunos casos, mediante una intervención quirúrgica o con láser.
Numerosas personas afectadas por la miopía presentan una fragilidad aumentada de la retina y corren un mayor riesgo de sufrir cataratas y una tensión ocular elevada. Estas personas deben someterse a revisiones periódicas de la vista.

Tipos

Existen dos tipos de miopía:
Miopía simple. Aparece en la pubertad. En general, es débil, aumenta durante la adolescencia y se estabiliza enseguida. Esta forma de miopía no tiene consecuencias sobre el propio ojo (existe poco riesgo de fragilidad de la retina).

Miopía progresiva. Suele ser hereditaria o consecuencia de una enfermedad del ojo ocurrida durante la infancia. Aparece hacia la edad de 6 o 7 años y progresa rápidamente. Esta segunda forma se acompaña, a menudo, de lesiones del fondo de ojo. Las personas afectadas de miopía progresiva presentan un riesgo mucho más importante de desprendimiento de retina.

Diagnóstico

El oftalmólogo es la persona encargada de efectuar el examen que permite diagnosticar la miopía y conocer su grado. El examen consiste en pruebas de agudeza visual y de refractometría (medida de la refracción de la luz por los ojos con la ayuda de un aparato informatizado, el refractómetro automático).
En algunos casos, sobre todo en los niños, se instila un colirio para suprimir temporalmente la acomodación y evitar una sobrecorrección.

Corrección

La miopía se corrige mediante cristales (cóncavos o divergentes), cuyo grado de corrección se expresa en dioptrías negativas: –1 dioptría, por ejemplo, corresponde a una corrección de poca importancia (personas poco miopes) y –10 califica a una corrección más importante. Los miopes también pueden llevar lentes de contacto. Éstas se adaptan perfectamente a la forma del ojo y aseguran una mejor
calidad de visión que las gafas. Sin embargo, esta solución se reserva para las personas capaces de asumir su mantenimiento.

Tratamiento mediante cirugía o láser

Actualmente, es posible tratar la miopía con una intervención quirúrgica y, sobre todo, con láser. No obstante, la elección de esta intervención debe valorarse siempre con mucha prudencia, ya que presenta algunos riesgos: es una solución definitiva cuyo resultado a largo plazo todavía no puede evaluarse. Por otro lado, es más difícil intervenir las miopías muy altas (superiores a – 4 dioptrías).
Existen tres métodos:
Queratotomía radial. Consiste en reducir la curvatura de la córnea. Es el método más antiguo; actualmente, se emplea menos, pero tiene la ventaja de ser fiable, ya que se practica desde hace mucho tiempo.

Láser Excimer. Consiste en pulir la superficie de la córnea (se conoce como fotoablación). Este método tiene la ventaja de que no debilita la córnea. Sin embargo, provoca dolores considerables durante algunos días después de la intervención y el paciente ve borroso durante un tiempo. Este método se practica desde hace sólo unos años y todavía no existe suficiente experiencia para conocer su evolución a largo plazo.

Lasik. Combina la cirugía y el láser. Este método consiste en cortar una pequeña «tapa» en la superficie de la córnea, que se retira durante la utilización del láser, para colocarla después, lo que evita los dolores debidos a la ulceración de la córnea. En este caso, tampoco existe suficiente experiencia para valorar la evolución a largo plazo.

Miopía y fragilidad de la retina

Las personas muy miopes deben someterse a un control periódico de los ojos. Presentan un riesgo aumentado de fragilidad de la retina, sobre todo en la periferia. Cuando se detecta una zona de fragilidad, puede ser necesario efectuar una fotocoagulación con láser: se realizan en la retina minúsculas quemaduras que, al cicatrizar, crean una adherencia entre la retina y la capa subyacente del ojo. Esta pequeña intervención evita, en caso de desgarro de la retina, que ésta se desprenda. Cuando las lesiones son muy numerosas y afectan a todo el contorno del ojo, puede ser preciso efectuar una fotocoagulación en toda la periferia de la retina.

Miopía. Llevar gafas, con cristales cóncavos, minerales (de vidrio) u orgánicos (de plástico), es el método clásico para corregir la miopía. Su mantenimiento es muy simple.

Láser. El tratamiento de la miopía con láser Excimer se practica con anestesia local y no requiere hospitalización.

Comentar

Más información sobre este tema:


Índice alfabético

También puedes utilizar nuestra enciclopedia médica como un diccionario, accediendo a los artículos que te interesen haciendo directamente click sobre la primera letra de la palabra.


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

IMC
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal