Inicio  
  
  
   Luxaciones ¿Qué es?
Enfermedades musculares y esqueléticas
 
Tu nombre :
Tu e-mail * :
Nombre del destinatario :
E-mail del destinatario * :
Tu mensaje :
*campo obligatorio
¡Tu mensaje ha sido enviado!

¿Qué son las luxaciones?

Son el resultado del desplazamiento violento de los dos extremos óseos de una articulación. Se pierde el contacto de las superficies articulares o un hueso se desliza fuera de la cavidad articular.

La luxación suele ser dolorosa y se acompaña, en ocasiones, de desgarro de los ligamentos de la articulación y de fractura de uno de los dos huesos. Puede provocar lesiones de los nervios y de los vasos sanguíneos.
Cuando el desplazamiento de los dos extremos óseos produce una pérdida total de contacto, se habla de luxación completa. Ésta afecta principalmente a las articulaciones de las extremidades superiores: hombro, codo y pulgar. Cuando los dos huesos permanecen en contacto, a pesar del desplazamiento, se habla de luxación parcial o subluxación. Ésta afecta, sobre todo, a la cadera.
Los mecanismos de producción de las luxaciones son muy diversos y dependen de la articulación afectada y de la causa, generalmente un traumatismo accidental. Por ejemplo, las luxaciones de los dedos y del hombro suelen deberse a movimientos de hiperextensión asociados con rotación parcial.

Síntomas y complicaciones

La luxación limita o impide todo movimiento de la articulación lesionada y suele provocar un dolor intenso. La articulación afectada parece deformada y se hincha rápidamente.
La radiografía confirma el diagnóstico y pone en evidencia posibles complicaciones: por ejemplo, fractura de uno o ambos huesos de la articulación. Una luxación vertebral (que aparece, sobre todo, después de un traumatismo importante) puede producir una lesión de la médula espinal, con problemas neurológicos de la zona lesionada hacia abajo. Una luxación de hombro o de cadera puede lesionar los nervios motores del brazo o de la pierna y provocar una parálisis de la extremidad.
En casos excepcionales, los tejidos que rodean la articulación luxada se vuelven tan frágiles que la luxación puede reproducirse posteriormente con ocasión de un traumatismo similar.
Las luxaciones pueden dejar secuelas a largo plazo: por ejemplo, el llamado hombro congelado o una rigidez que casi imposibilita los movimientos de la articulación.

Tratamiento

Sólo un médico o un socorrista experimentado pueden intentar volver a colocar una articulación en su sitio. Si esta maniobra, llamada reducción, se realiza mal o forzadamente, puede provocar una lesión nerviosa o u