Inicio  
  
  
   Luxaciones ¿Qué es?
Enfermedades musculares y esqueléticas
Commentar

¿Qué son las luxaciones?

Son el resultado del desplazamiento violento de los dos extremos óseos de una articulación. Se pierde el contacto de las superficies articulares o un hueso se desliza fuera de la cavidad articular.

La luxación suele ser dolorosa y se acompaña, en ocasiones, de desgarro de los ligamentos de la articulación y de fractura de uno de los dos huesos. Puede provocar lesiones de los nervios y de los vasos sanguíneos.
Cuando el desplazamiento de los dos extremos óseos produce una pérdida total de contacto, se habla de luxación completa. Ésta afecta principalmente a las articulaciones de las extremidades superiores: hombro, codo y pulgar. Cuando los dos huesos permanecen en contacto, a pesar del desplazamiento, se habla de luxación parcial o subluxación. Ésta afecta, sobre todo, a la cadera.
Los mecanismos de producción de las luxaciones son muy diversos y dependen de la articulación afectada y de la causa, generalmente un traumatismo accidental. Por ejemplo, las luxaciones de los dedos y del hombro suelen deberse a movimientos de hiperextensión asociados con rotación parcial.

Síntomas y complicaciones

La luxación limita o impide todo movimiento de la articulación lesionada y suele provocar un dolor intenso. La articulación afectada parece deformada y se hincha rápidamente.
La radiografía confirma el diagnóstico y pone en evidencia posibles complicaciones: por ejemplo, fractura de uno o ambos huesos de la articulación. Una luxación vertebral (que aparece, sobre todo, después de un traumatismo importante) puede producir una lesión de la médula espinal, con problemas neurológicos de la zona lesionada hacia abajo. Una luxación de hombro o de cadera puede lesionar los nervios motores del brazo o de la pierna y provocar una parálisis de la extremidad.
En casos excepcionales, los tejidos que rodean la articulación luxada se vuelven tan frágiles que la luxación puede reproducirse posteriormente con ocasión de un traumatismo similar.
Las luxaciones pueden dejar secuelas a largo plazo: por ejemplo, el llamado hombro congelado o una rigidez que casi imposibilita los movimientos de la articulación.

Tratamiento

Sólo un médico o un socorrista experimentado pueden intentar volver a colocar una articulación en su sitio. Si esta maniobra, llamada reducción, se realiza mal o forzadamente, puede provocar una lesión nerviosa o un desplazamiento óseo, cuando existe una fractura asociada. Debe llevarse a cabo en el hospital, después de realizar radiografías para confirmar que no existe ninguna fractura ósea. Puede efectuarse de forma inmediata o durante una intervención quirúrgica con anestesia general.
La intervención quirúrgica es indispensable si hay una fractura asociada. Después de la reparación o de la simple reducción, la inmovilización mediante un cabestrillo (luxación del hombro) o un yeso permite a los ligamentos, los tendones y la articulación cicatrizar en mejores condiciones.
La duración de la inmovilización depende del tamaño de la articulación: 2 o 3 semanas para el pulgar, 5
o 6 semanas para la cadera. En este último caso, la inmovilización debe ser lo más precoz posible, para evitar el deterioro de la parte superior del fémur, y debe estar asociada a una tracción de la pierna. La fase de recuperación de esta luxación, bastante infrecuente pero grave, es larga: la inmovilización va seguida de un período de marcha, con el apoyo de muletas, antes de poder volver a apoyar el pie en el suelo.

Luxación congénita de cadera

La luxación congénita de cadera, que se caracteriza por la salida de la cabeza del fémur fuera de la cavidad del hueso iliaco, es una malformación presente desde el nacimiento. Su causa no se conoce, pero habitualmente existen antecedentes familiares.
Si esta malformación no se detecta al nacer o poco después, en exámenes rutinarios de salud, puede descubrirse más tarde, cuando el niño empieza a andar: en este caso, presenta cojera o se muestra reticente a caminar.
Este trastorno se diagnostica habitualmente en la exploración clínica que se le realiza al niño al nacer; se puede confirmar mediante una ecografía de la cadera, que se practica al cabo de un mes.

Causas

En función de la causa que la provoca, se distinguen dos tipos de luxaciones. Las luxaciones cuyo origen es un choque violento o un movimiento forzado se llaman traumáticas. Las que están asociadas con malformaciones anatómicas se llaman congénitas: se trata, esencialmente, de la luxación congénita de cadera, cuya detección es sistemática al nacer.

Comentar

Más información sobre este tema:


Índice alfabético

También puedes utilizar nuestra enciclopedia médica como un diccionario, accediendo a los artículos que te interesen haciendo directamente click sobre la primera letra de la palabra.


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

IMC
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal