Inicio  
  
  
   Bocio ¿Qué es?
Enfermedades metabólicas y de la sangre
Commentar

¿Qué es el bocio?

El bocio es un aumento de volumen, a menudo visible, de la glándula tiroides. Afecta más a menudo a las mujeres que a los hombres y su frecuencia aumenta con la edad. El bocio es una afección muy frecuente: 800 millones de personas lo padecen en todo el mundo.

Síntomas

Un bocio se manifiesta por una hinchazón, más o menos importante, del cuello. En la mayoría de los casos, es aislado. No obstante, puede ir acompañado de trastornos secundarios a un exceso de producción de las hormonas tiroideas en la enfermedad de Basedow (adelgazamiento, taquicardia, temblores) o de síntomas debidos a una insuficiencia de estas hormonas en ciertas tiroiditis (piel gruesa, estreñimiento, sensación de frío).

Causas

Existen muchas anomalías que pueden favorecer la aparición de bocio. Un déficit de yodo, componente obligado de las hormonas tiroideas, provoca bocio por carencia de esta sustancia. También puede suceder que la síntesis de las hormonas tiroideas sea defectuosa. Ciertas enfermedades tiroideas menos frecuentes también provocan bocio: la enfermedad de Basedow, la tiroiditis de Hashimoto y otras tiroiditis.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en la palpación del cuello. Durante la exploración, el médico evalúa el tamaño del bocio, su carácter (vascular o nodular) y su sensibilidad. Busca especialmente signos de compresión de los órganos vecinos: dificultad de deglución (disfagia), trastornos de la voz (disfonía) o dificultad para respirar (disnea). En ocasiones, una ecografía de la glándula permite poner de manifiesto la presencia de uno o más bultos (nódulos). Puede resultar necesario practicar una gammagrafía
tiroidea para estudiar el funcionamiento de la glándula. También se realiza, en ocasiones, un estudio microscópico de las células que forman los nódulos. Por último, la valoración de las hormonas tiroideas revela un eventual aumento o disminución de las hormonas.

Evolución y tratamiento

Espontáneamente, el bocio puede seguir siendo de pequeño tamaño o aumentar de forma regular. Se puede convertir en tóxico (por secreción excesiva de hormonas tiroideas) y provocar hipertiroidismo. El tratamiento se plantea según la evolución y la causa del bocio: aporte de yodo en caso de carencia, administración de hormonas tiroideas en caso de síntesis deficiente o de extirpación de la tiroides (tiroidectomía) parcial debido a una enfermedad tiroidea.

Tiroides y yodo

Las hormonas tiroideas se sintetizan a partir del yodo contenido en los alimentos. Se necesitan diariamente de 100 a 150 microgramos de yodo. Una alimentación que contiene productos ricos en yodo (pescado, sal yodada) es suficiente para cubrir las necesidades diarias. Cuando el aporte dietético es inferior a 100 microgramos por día, se produce una carencia que puede alterar el funcionamiento de la tiroides y provocar la aparición de bocio. A la inversa, un exceso de yodo procedente de medicamentos o de productos yodados también puede originar una desregulación de la tiroides.
(Figura) Bocio. Este aumento de volumen de la glándula tiroides, que afecta con más frecuencia a las mujeres que a los hombres, se manifiesta por hinchazón en el cuello.

Comentar

Más información sobre este tema:


Índice alfabético

También puedes utilizar nuestra enciclopedia médica como un diccionario, accediendo a los artículos que te interesen haciendo directamente click sobre la primera letra de la palabra.


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

IMC
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal