Inicio  
  
  
   Tifus ¿Qué es?
Enfermedades infecciosas
Commentar

¿Qué es el tifus?

Es una enfermedad muy contagiosa, debida a una bacteria del género rickettsia, que se transmite al hombre por medio de los piojos y las pulgas.

Existen diversas variedades de tifus, transmitidas por diferentes bacterias del género Rickettsia.

Causas y frecuencia

El tifus exantemático, o tifus europeo por piojos, históricamente el más importante, se debe a la bacteria Rickettsia prowazecki, nombre de dos médicos de principios del siglo XX, que murieron combatiendo esta enfermedad. Esta bacteria se transmite al hombre por medio de la picadura o las deyecciones de un piojo portador de la bacteria.
El tifus es una enfermedad grave, en otra época mortal y extendida por todo el mundo. Es responsable de epidemias mortales cuando la higiene es escasa, especialmente durante las guerras, las hambrunas o las catástrofes naturales: por ejemplo, temblores de tierra.
El tifus exantemático fue particularmente temible entre 1918 y 1922 en Rusia, donde afectó aproximadamente a 30 millones de personas y produjo 3 millones de muertes, y durante la Segunda Guerra Mundial, en especial en los campos de concentración, donde se daban todas las condiciones para que la enfermedad se propagara a gran escala.
Las medidas sanitarias y la utilización de antibióticos han reducido la frecuencia de esta enfermedad: en la actualidad, no es frecuente, pero es susceptible de desarrollarse de nuevo cuando las condiciones de higiene son deficientes. El tifus exantemático puede presentar recaídas leves varios años después del contagio por la bacteria, sin que haya existido un nuevo contacto con el microorganismo.
El tifus murino, que es debido a la bacteria Rickettsia typhi (o Rickettsia mooseri), es una infección menos grave, transmitida por las pulgas de la rata. Sólo afecta accidentalmente al hombre. El tifus de las malezas o fiebre fluvial de Japón, se debe a la bacteria Rickettsia tsutsugamushi y se transmite a través de los ácaros.

Síntomas

La incubación del tifus puede durar 3 semanas. En el tifus exantemático, la enfermedad se declara bruscamente con la aparición de escalofríos, dolores dorsales y musculares, dolores de cabeza intensos, estreñimiento y fiebre, que puede alcanzar los 40 °C. Una erupción parecida a la del sarampión se extiende por toda la superficie del cuerpo, con excepción de las palmas de las manos y las plantas de los pies. El estado del paciente es confuso, está postrado, delira y los latidos de su corazón son lentos (bradicardia).
La enfermedad dura alrededor de 2 semanas.
Los otros tifus presentan síntomas más o menos similares a los del tifus exantemático.

Complicaciones

Las complicaciones afectan, fundamentalmente, al corazón, las arterias y el sistema nervioso.
Si no se trata, la enfermedad puede ser mortal, por infección generalizada (septicemia), insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal o neumonía.
Las otras variedades de tifus presentan el mismo tipo de complicaciones, pero son menos graves en el caso del tifus murino.

Diagnóstico y tratamiento

Los diferentes tipos de tifus se diagnostican mediante pruebas serológicas, que ponen en evidencia los anticuerpos específicos producidos por el organismo en respuesta a la infección por estas bacterias.
El tratamiento consiste en administrar antibióticos del grupo de las tetraciclinas, en forma de comprimidos (vía oral).
En los casos graves, pueden asociarse otros tratamientos (corticoides y oxigenoterapia).
La prevención del tifus exantemático se basa en la lucha contra los piojos mediante el uso de insecticidas adecuados.
También existe una vacuna contra esta afección, obligatoria para los viajeros que se desplazan a zonas sospechosas.
Las otras formas de tifus pueden evitarse protegiéndose de las picaduras de las pulgas, los ácaros o las garrapatas (p. ej., llevando ropas que cubran la piel).

Para entenderlo mejor

Las bacterias que pertenecen al género Rickettsia son incapaces de multiplicarse si no invaden las células de otra especie viviente. En este aspecto, se parecen bastante a los virus.
Parasitan esencialmente a pequeños animales, como los piojos, las pulgas, las garrapatas y los ácaros.
Estos artrópodos pueden transmitir el germen a animales más grandes (roedores, perros, etc.) y al hombre, por medio de la saliva (picadura de garrapata) o por depósito de excrementos sobre la piel. La bacteria penetra en la sangre a través de una pequeña herida cutánea.

Fiebre botonosa

La fiebre botonosa forma parte, como el tifus, de las rickettsiosis (enfermedades producidas por bacterias del género Rickettsia). Su transmisión se efectúa por medio de las garrapatas.
Se distinguen varios tipos: la fiebre botonosa mediterránea, debida a la bacteria Rickettsia conorii; la fiebre púrpura de las Montañas Rocosas, debida a la bacteria Rickettsia rickettsii; el tifus de São Paulo, debido a la bacteria Rickettsia brasiliensis; la rickettsiosis varioliforme, o Rickettsial pox, debida a la bacteria Rickettsia akari.
Entre las rickettsiosis, también se encuentra la fiebre de las trincheras, transmitida por el piojo y debida a la bacteria Rickettsia quintana, y la fiebre Q (o fiebre de Queensland), transmitida por el piojo y la garrapata, o causada por la ingestión de leche o la inhalación de polvo, y debida a la bacteria Coxiella burnetii.

Comentar

Más información sobre este tema:


Índice alfabético

También puedes utilizar nuestra enciclopedia médica como un diccionario, accediendo a los artículos que te interesen haciendo directamente click sobre la primera letra de la palabra.


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

Calcula tu I.M.C
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal