Inicio  
  
  
   Tétanos ¿Qué es?
Enfermedades infecciosas
Commentar

¿Qué es el tétanos?

Es una enfermedad infecciosa debida a una bacteria llamada dejar secuelas en los músculos y las articulaciones.

Clostridium tetani. Se trata de una enfermedad grave, que suele Clostridium tetani vive en la tierra, el estiércol y el intestino de los mamíferos. Se encuentra con mucha frecuencia en el suelo de los establos y en los suelos manchados por el estiércol procedente de los caballos.
En los países desarrollados, el tétanos aparece, esencialmente, en personas no vacunadas, a menudo mayores de 50 años. En los países en vías de desarrollo, afecta sobre todo a los recién nacidos y tiene su origen en la contaminación de la cicatriz umbilical.

Causas

El tétanos se transmite al hombre a través de una herida en la piel, aunque sea superficial. Un simple pinchazo con una espina de rosal, una astilla en el dedo o un rasguño con un hierro oxidado pueden dar lugar al contagio. Los jardineros y las personas que realizan pequeñas labores en la tierra están especialmente expuestos a esta enfermedad infecciosa. Los cuidadores de caballos también corren el riesgo de contraerla.

Primeros síntomas

El período de incubación varía entre 3 y 30 días. Cuanto más corto es, más grave es la enfermedad. Los primeros síntomas son musculares y se deben a la acción de una toxina liberada por el bacilo. La toxina se fija en los tejidos nerviosos y desencadena contracciones en los músculos.
La primera contractura involuntaria característica del tétanos es la que afecta a los músculos de la mandíbula: recibe el nombre de trismo. Esta contractura impide, poco a poco, abrir la boca. La masticación se vuelve rápidamente dolorosa y, luego, imposible.

Cuerpo tetanizado

Los músculos de la cara, el cuello y el tronco se ven afectados rápidamente. El tétanos está extendido cuando las contracturas afectan al conjunto del organismo y son permanentes, intensas y muy dolorosas durante los espasmos generalizados. El cuerpo se estira y forma un arco, la fiebre aumenta y provoca que el paciente transpire abundantemente, y el ritmo cardíaco se acelera. Puede aparecer asfixia, por contracción de la laringe o bloqueo de los músculos del tórax.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico del tétanos se establece a partir del análisis de los signos y los síntomas característicos de esta enfermedad.
Ante la aparición de los primeros síntomas, el paciente debe ser trasladado urgentemente al hospital, ya que el riesgo de asfixia es muy importante. El tratamiento consiste en administrar suero antitetánico humano y, sobre todo, mientras se espera que cesen los efectos de la toxina, en detener las contracturas involuntarias, para evitar la asfixia. A este efecto, se utilizan sedantes a dosis muy altas (barbitúricos o benzodiacepinas, y bloqueantes musculares en los casos graves). Estos fármacos dan lugar a una alteración de la conciencia, lo que permite disminuir los efectos del dolor y la angustia. No obstante, provocan una depresión respiratoria, que impone –a menudo– una asistencia respiratoria mecánica. Para ello se practica un orificio en la tráquea (traqueotomía), por el que se introduce una cánula conectada a un respirador; éste mantiene la respiración y previene las consecuencias de los espasmos laríngeos. Se coloca una sonda gástrica para permitir la alimentación del paciente. La curación se obtiene en el 80 % de los casos, pero las secuelas son frecuentes: bloqueo de las articulaciones o rotura de los tendones y los músculos. El hecho de haber sufrido ya el tétanos no protege de una nueva infección. Por lo tanto, es indispensable recibir las dosis completas de la vacunación.

Prevención

Toda herida, aunque sea superficial, debe limpiarse con un antiséptico. Cuando no se está seguro de estar al día en los recuerdos de la vacunación, se aconseja consultar al médico, para que administre un recuerdo inmediatamente y –en caso de no vacunación anterior– una inyección de suero antitetánico humano, para prevenir la aparición del tétanos.

Vacunación obligatoria

La vacunación es obligatoria y asegura una protección perfecta si es completa: 3 inyecciones con 1 mes de intervalo, una dosis al cabo de 1 año y luego cada 10 años. En los niños, esta vacunación suele asociarse con la de la difteria, la tos ferina y la poliomielitis. No existe ninguna contraindicación. La vacunación es simple, pero la enfermedad es extremadamente grave y larga; requiere la hospitalización en un área de reanimación, que puede durar hasta 5 semanas o, en algunos casos, incluso más.

Vacunas y sueros

Las vacunas y los sueros destinados a la prevención de enfermedades infecciosas son sustancias que se preparan de forma diferente. La vacuna se introduce en el organismo para provocar la formación de anticuerpos, que ayudarán a defenderse contra la infección. Se obtiene por un tratamiento biológico, físico y químico de los microorganismos, a los que se hace perder su poder patógeno para que sólo conserven su poder estimulante del sistema inmunitario, que tarda alrededor de 20 días en producir los anticuerpos. El suero se obtiene de la sangre de una persona (suero humano) o de un animal, generalmente el caballo (suero equino), que contiene los anticuerpos protectores contra un microorganismo específico. La inyección de un suero ofrece una protección inmediata, pero con una duración relativamente corta (entre 2 semanas y un mes). La asociación de una vacuna y un suero (serovacunación) permite beneficiarse de una protección inmediata y a medio plazo.

Comentar

Más información sobre este tema:


Índice alfabético

También puedes utilizar nuestra enciclopedia médica como un diccionario, accediendo a los artículos que te interesen haciendo directamente click sobre la primera letra de la palabra.


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

IMC
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal