Inicio  
  
  
   Micosis ¿Qué es?
Enfermedades infecciosas
Commentar

¿Qué es la micosis?

Son enfermedades producidas por hongos microscópicos, que se multiplican en la superficie de la piel y en los órganos. Requieren un tratamiento largo y las recaídas son frecuentes.

Existen dos tipos de hongos microscópicos: las levaduras y los hongos filamentosos. Algunos están presentes normalmente en la boca, la piel, el intestino y la vagina, y son inofensivos. Sólo cuando se multiplican de forma considerable dan lugar a alteraciones, conocidas con el nombre de micosis. Las micosis cutáneas son frecuentes y, en general, benignas.
Las infecciones por hongos son más frecuentes en las personas que padecen algún tipo de deficiencia del sistema defensivo inmunitario (inmunodeficiencia). Recientemente, con el avance de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (sida), está produciéndose un incremento en la prevalencia de micosis, que pueden afectar a cualquier localización, aunque en estos pacientes suele ser neurológica (meningitis), digestiva (de la boca y del esófago) y respiratoria (pulmonar).

Candidiasis

Las candidiasis son producidas por un hongo llamado candida (generalmente del género albicans). Es una levadura que se desarrolla de forma natural en la boca, el tubo digestivo y las vías genitales. El hongo prolifera durante los tratamientos antibióticos o cuando la resistencia del organismo infectado está disminuida. También puede multiplicarse con ocasión de un cambio hormonal (embarazo o ingestión de píldoras anticonceptivas, con estrógenos y progesterona). Existen tres tipos de candidiasis de la piel y de las mucosas:

Candidiasis de la boca

Se conoce con el término de muguet. Se manifiesta por la formación de placas blancas en el interior de las mejillas y en la lengua, y afecta –a menudo– a personas que no producen saliva o que llevan un aparato corrector dental, y a los pacientes infectados por el virus del sida.

Candidiasis cutáneas

Están representadas, sobre todo, por el llamado intertrigo. Éste afecta, principalmente, a los pliegues del cuerpo (ingle, axilas, ombligo, espacio entre los dedos de las manos y de los pies) y está favorecido por el sudor. La lesión empieza en el fondo del pliegue, que se enrojece, supura y está muy irritado. En ocasiones, se asocia al eritema del pañal del lactante.
La candidiasis también puede afectar a la base de la uña y dar lugar a un panadizo superficial: el contorno de la uña adquiere un aspecto amarillento e hinchado. Esta alteración aparece, generalmente, en personas que tienen las manos en contacto permanente con el agua.

Candidiasis genital

Es más frecuente en la mujer que en el hombre. Está favorecida por el uso abusivo de jabones ácidos, una higiene deficiente o la utilización de ropa interior sintética. En la mujer, da lugar a un flujo espeso y blanquecino, picor e inflamación de la vulva y de la vagina. La infección del pene provoca una inflamación del glande, picor y flujo a través de la uretra (el conducto de salida de la orina).

Diagnóstico y tratamiento de las candidiasis

El diagnóstico se efectúa mediante el análisis de una muestra de las lesiones. El tratamiento se basa en medicamentos locales contra los hongos (antifúngicos), en forma de crema u óvulos vaginales. Los medicamentos antifúngicos administrados por vía oral se reservan para las candidiasis graves o recidivantes. Es obligatorio el tratamiento de la pareja sexual en caso de candidiasis genital.

Dermatofitosis

Causas y síntomas

Son debidas a los hongos dermatófitos y producen infecciones en la piel, el cuero cabelludo y las uñas.
Se transmiten directamente, por simple contacto o por medio de un animal, o indirectamente, por el contacto con el suelo, el agua (borde de la piscina o ducha) u objetos contaminados (toallas de baño). El aspecto de las lesiones varía según su localización. Los pies es la zona que se infecta con más frecuencia, lo que da lugar al llamado pie de atleta. En el cuerpo, la afectación del pliegue en la zona de la ingle, más frecuente en el hombre, se manifiesta por una placa roja en los órganos genitales y la cara interna del muslo. La dermatofitosis del cuero cabelludo (tiña) afecta, sobre todo, a los niños y se manifiesta por placas redondas, a veces supurantes, en las que la piel se descama y los cabellos caen. Es contagiosa y es necesario el aislamiento escolar del niño. La afectación de las uñas (onicomicosis) provoca su engrosamiento; las uñas se vuelven blancas o amarillas, y el borde libre se desprende.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico se confirma por el análisis al microscopio de una muestra de piel o de la secreción de la lesión. El tratamiento se basa en la administración de medicamentos antifúngicos, locales o generales, según la importancia de las lesiones y la localización. La dermatofitosis superficial de la piel requiere un tratamiento que dura de 4 a 6 semanas. La tiña y la onicomicosis se curan en varios meses.

Pie de atleta

Es muy frecuente y es debido a la proliferación de hongos (levaduras o dermatófitos) o de algunos gérmenes. Afecta a los espacios entre los dedos de los pies y aparece, sobre todo, en los deportistas y los marinos.
El pie de atleta se caracteriza por la presencia de enrojecimiento y de ampollas en los pliegues de los dedos, que se transforman en fisuras.
El tratamiento consiste en hacer baños con antisépticos, desinfectar las lesiones con alcohol yodado y aplicar antifúngicos. Una higiene perfecta de los pies, llevar zapatos anchos y calcetines de fibras naturales, para limitar la transpiración, evitan las recidivas.

Comentar

Más información sobre este tema:


Índice alfabético

También puedes utilizar nuestra enciclopedia médica como un diccionario, accediendo a los artículos que te interesen haciendo directamente click sobre la primera letra de la palabra.


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

Calcula tu I.M.C
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal