Inicio  
  
  
   Fibroma uterino ¿Qué es?
Enfermedades genito-urinarias
Commentar

¿Qué es el fibroma uterino?

Los fibromas son tumores benignos muy frecuentes que se desarrollan en el útero o matriz. En la mayoría de los casos, estos tumores no se manifiestan por ningún síntoma y únicamente los que provocan complicaciones son candidatos a tratamiento médico o quirúrgico.

El fibroma (o mioma uterino) es un tumor benigno que se desarrolla en el útero. Está formado por tejido muscular y tejido conjuntivo fibroso. Es un tipo de tumor frecuente, que afecta al 20% de las mujeres de más de 35 años. Por lo general, se descubre entre los 40 y 50 años, cuando los síntomas comienzan a manifestarse. Es de origen desconocido, pero es más frecuente en ciertas familias y en las mujeres de raza negra. Con frecuencia se asocia a otras anomalías del útero, en particular a la endometriosis (presencia de fragmentos de mucosa uterina fuera de su localización normal).

Síntomas

El fibroma se manifiesta generalmente por trastornos menstruales: la regla es cada vez más abundante y anormalmente prolongada (menorragia), aparecen hemorragias entre las reglas (metrorragia). Se asocia con dolor y sensación de pesadez en la zona pélvica, aumento de volumen del abdomen y secreción vaginal de color blanco (leucorrea).
Con gran frecuencia, la presencia de un fibroma no provoca síntomas.

Localización

Los fibromas forman masas redondeadas que se pueden desarrollar en las tres partes del útero: - el cuerpo del útero, que es la parte hueca del órgano y está tapizada por una mucosa llamada endometrio (es la sede más frecuente de los fibromas); - el cuello del útero, que prolonga el cuerpo del útero hacia abajo y se abre en la vagina; - el istmo, que une el cuello y el cuerpo del útero.
Según su localización en el músculo uterino, el fibroma puede ser: intersticial, situado en el grosor del músculo; subseroso, que hace protrusión en la cavidad abdominal y habitualmente no produce síntomas; y submucoso, que hace relieve en la cavidad uterina y siempre provoca síntomas.

Diagnóstico

La exploración ginecológica permite establecer el diagnóstico: revela un aumento del volumen del útero, que es de consistencia dura y fibrosa. Para precisar el tamaño y la localización del fibroma, se recurre a diversas pruebas complementarias. La ecografía de la pelvis permite evaluar el número de fibromas y su dimensión. Mediante el examen radiológico del útero (histerografía) se puede apreciar el aspecto de la cavidad uterina. El examen directo de la cavidad uterina (histeroscopia) posibilita el diagnóstico de un fibroma submucoso (en relieve en la cavidad uterina).

Evolución

Los fibromas uterinos son de evolución más bien lenta y experimentan regresión después de la menopausia. En su mayoría, son bien tolerados o provocan trastornos moderados. Sin embargo, algunos pueden originar complicaciones graves: - pérdidas de sangre abundantes que son responsables de anemia, malestar y, muy raramente, la formación de coágulos (trombosis) en la cavidad pélvica; - complicaciones mecánicas, como torsión o compresiones. De este modo, los fibromas del cuello o del istmo, al comprimir los órganos vecinos (vejiga, recto, uréter), pueden provocar trastornos urinarios o estreñimiento; - una mala vascularización puede conducir a la destrucción del fibroma (necrosis), lo que produce un dolor intenso; - la presencia de fibromas puede comportar esterilidad.

Tratamiento

Un fibroma de volumen moderado y que no causa ningún síntoma únicamente exige vigilancia. El tratamiento sólo está indicado para los fibromas uterinos que ocasionan
trastornos o que provocan complicaciones.
La elección del método terapéutico depende del volumen, de la localización y de las consecuencias del fibroma o los fibromas. Un tratamiento hormonal (hormonoterapia) puede disminuir los síntomas provocados por la presencia de uno o más fibromas.
En algunos casos (fibroma submucoso, fibroma voluminoso, complicaciones), el tratamiento quirúrgico es la opción elegida. En la mujer de menos de 40 años, que puede desear un embarazo, se prefiere el tratamiento conservador: consiste en extirpar el fibroma (miomectomía) y respetar el útero.
Según la localización y el tamaño del fibroma, se utilizan diversas técnicas para la ablación del tumor. La cirugía por histeroscopia (mediante un tubo rígido provisto de un sistema óptico) está indicada para la ablación de fibromas situados en el interior de la cavidad uterina. En el caso de fibromas intersticiales o subserosos, de tamaño moderado, se puede recurrir a la celioscopia (se introduce un tubo provisto de un sistema óptico a través de la pared del abdomen). La histerectomía está indicada cuando fracasa el tratamiento médico de las hemorragias, o cuando el fibroma provoca complicaciones graves.

Origen de los fibromas

No se conoce con exactitud el origen de la aparición de los fibromas, pero se cree que está asociado a una concentración local de estrógenos demasiado elevada.
Diversos datos tienden a confirmar esta hipótesis: no existen fibromas antes de la pubertad; los fibromas aumentan cuando la mujer recibe un tratamiento a base de estrógenos y durante el embarazo; experimentan regresión o se estabilizan después de la menopausia.

Fibroma y embarazo

La presencia de un fibroma no es por sí misma un obstáculo para la evolución de un embarazo. Sin embargo, pueden aparecer diversas complicaciones: aborto, parto prematuro o difícil, mala presentación del feto, hemorragia del alumbramiento, etc.
Por ello, es indispensable un control riguroso del embarazo Fibroma submucoso. El fibroma es la masa redondeada que aparece en relieve arriba y a la derecha de la cavidad uterina, que aquí está representada en color azul.

Comentar

Más información sobre este tema:


Índice alfabético

También puedes utilizar nuestra enciclopedia médica como un diccionario, accediendo a los artículos que te interesen haciendo directamente click sobre la primera letra de la palabra.


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

Calcula tu I.M.C
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal