Inicio  
  
  
   Alergias ¿Qué es?
Enfermedades genéticas
Commentar

¿Qué son las alergias?

La alergia es una reacción anómala del organismo ante una sustancia extraña, que normalmente no produce ningún trastorno. Es muy frecuente y sus causas son innumerables. Las alergias suelen ser hereditarias: se observan manifestaciones alérgicas (asma, eccema, rinitis alérgica, urticaria) más o menos idénticas en una misma familia. Otros factores favorecen el desarrollo de la alergia: entorno (polución, presencia de animales o plantas), infecciones víricas y factores emocionales.

Mecanismo

El organismo está dotado de un sistema de defensa encargado de evitar las agresiones externas: el sistema inmunitario. Cuando un germen penetra en el cuerpo, éste detecta las sustancias presentes en su superficie (antígenos) y produce anticuerpos como respuesta.
Al mismo tiempo, los glóbulos blancos entran en combate contra estos gérmenes. En la alergia, el sistema inmunitario se equivoca: produce anticuerpos para luchar contra sustancias que identifica equivocadamente como peligrosas (alergenos). Este mecanismo se llama «reacción de hipersensibilidad».

Causas

Cuando se produce el contacto con un alergeno, el sistema inmunitario de la persona alérgica entra en acción: los anticuerpos se fijan sobre algunas células de la piel y de las mucosas (mastocitos) que contienen histamina. Esta sustancia es responsable de los síntomas de la inflamación y provoca, por ejemplo, la contracción de los músculos de los bronquios. En ese momento, se desencadena la liberación de histamina y la aparición de diversos síntomas de alergia: erupciones, picores, hinchazón, goteo u obstrucción nasal, estornudos, tos, conjuntivitis, dificultad respiratoria o diarrea.

Tipos

Las reacciones de hipersensibilidad se clasifican en cuatro tipos.

Hipersensibilidad de tipo I. Llamada también hipersensibilidad inmediata. Es la más frecuente. Está provocada por el contacto con pólenes (gramíneas, árboles), insectos minúsculos (ácaros) contenidos en el polvo doméstico, escamas de piel o pelos de animales, ciertos medicamentos y alimentos (leche, huevos, crustáceos, frutos secos, fresas), veneno de insectos (abejas, avispas) o colorantes alimentarios.

Hipersensibilidad de tipo II. Es responsable de: ciertas reacciones durante las transfusiones de sangre, incompatibilidad entre la madre y el hijo (mujer con grupo sanguíneo Rh - que tiene un niño Rh + y fabrica anticuerpos dirigidos contra los glóbulos rojos de su hijo), anemias por destrucción de los glóbulos rojos y ciertas intolerancias medicamentosas.

Hipersensibilidad de tipo III. Es responsable de: glomerulonefritis (inflamación de las unidades de filtración del riñón, los glomérulos), lupus eritematoso diseminado (enfermedad inflamatoria, originada por las propias defensas inmunitarias del
paciente), alveolitis alérgica (una forma de inflamación de los pulmones) e hinchazón de la piel al administrar algunas vacunas.

Hipersensibilidad de tipo IV. Es una reacción retardada.
Produce: alteraciones de la piel como consecuencia del contacto con ciertos materiales (níquel, caucho, detergentes y cosméticos, entre otros), granulomas (pequeñas inflamaciones que se forman como reacción a un agente infeccioso: p. ej, la tuberculosis) y rechazo de los injertos de piel.

Manifestaciones y tratamientos

La alergia se combate eficazmente con medicamentos y, en ciertos casos, con un tratamiento llamado desensibilización (mediante vacunas).
LLa alergia puede ser aguda o crónica. Se caracteriza por manifestaciones respiratorias, cutáneas o digestivas. En ocasiones, puede producirse una grave afectación general (llamada shock anafiláctico).
Algunos medicamentos, como los antihistamínicos, permiten reducir estas manifestaciones. Sin embargo, para evitar la alergia, hay que impedir el contacto con la sustancia responsable y, si ello es imposible, efectuar un tratamiento de desensibilización.

Manifestaciones respiratorias

Son, principalmente, el asma y la fiebre del heno.

Asma. Afecta del 2 al 5% de la población, es hereditaria y empieza generalmente entre los 5 y los 15 años. Se caracteriza por crisis de dificultad respiratoria, de gravedad variable, debidas a una reactividad anómala de las vías respiratorias (faringe, laringe, tráquea y fosas nasales) a los pólenes, los ácaros, el polvo doméstico o los mohos.

Fiebre del heno. También se llama rinitis alérgica. Es un trastorno muy extendido, que suele aparecer en primavera. Se trata de una reacción alérgica a los pólenes. En las crisis, son típicos los estornudos.

Manifestaciones cutáneas

Son el eccema, la urticaria y el edema de Quincke.

Eccema. se distinguen tres tipos distintos:

Eccema alérgico de contacto, debido a un contacto prolongado con sustancias como el níquel o el caucho.

Eccema atópico hereditario, desencadenado por el polvo doméstico, los ácaros, los pólenes y ciertos alimentos.

Eccema por sensibilización interna, debido a la presencia de un foco infeccioso.

Urticaria. Se caracteriza por la aparición de placas rojas en relieve, que producen picores intensos. Es provocada por algunos medicamentos (ácido acetilsalicílico), picaduras de insectos o alimentos, como las fresas o los crustáceos. En las formas crónicas, puede ser desencadenada por la inhalación de pólenes o polvo.

Edema de Quincke. Afecta a los tejidos subcutáneos. Se caracteriza por hinchazón de la boca, labios, lengua, faringe, laringe y párpados. Debe tratarse con urgencia, ya que puede obstruir la garganta y provocar asfixia.

Shock anafiláctico

Es la manifestación más grave de la alergia aguda. El shock se de sen cadena en los minutos siguientes al contacto con un alergeno:
aparece una sensación de malestar acompañada de picores, escalofríos, sudores y palidez, seguida de un enrojecimiento difuso y una erupción de urticaria. Poco después, el paciente experimenta una gran dificultad para respirar, la presión arterial desciende y el pulso se vuelve imperceptible. En algunos casos, aparecen vómitos, diarrea con sangre, crisis de asma o edema de Quincke. El shock anafiláctico puede ser mortal si no se trata y requiere una hospitalización urgente.

Tratamiento

El tratamiento adecuado consiste, si es posible, en evitar el contacto con la sustancia responsable de la alergia.

Tratamiento medicamentoso. Algunos medicamentos pueden aliviar los síntomas de la alergia. Los antihistamínicos inhiben la acción de la histamina, sustancia secretada de forma natural por el organismo y desencadenante de los efectos de la alergia (por ejemplo, picores). Los corticoides ejercen un efecto antialérgico y antiinflamatorio. En caso de dificultad respiratoria (crisis de asma), los broncodilatadores permiten aliviar al paciente.

Desensibilización. En algunos casos (p. ej, imposibilidad de evitar el contacto con el alergeno), y sobre todo en caso de alergia a los venenos de insecto, los ácaros y algunos pólenes, puede prescribirse una desensibilización. Este método consiste, después de la identificación del alergeno responsable, en inyectar al paciente dosis muy bajas y progresivamente más elevadas de esta sustancia. Ello favorece la formación de anticuerpos que bloquearán más adelante la reacción alérgica. Este tratamiento se efectúa bajo control médico estricto y debe mantenerse durante 3 meses como mínimo. Puede producir efectos secundarios, que no suelen ser graves, como picores, edemas o erupciones. El tratamiento es efectivo en las dos terceras partes de los casos, aproximadamente.
Pruebas de alergia La piel se pone en contacto con la posible sustancia responsable de la alergia. En el caso de una alergia cutánea, se aplican las sustancias sobre la piel y, en un período de 48 horas, si aparece inflamación, se confirma la alergia. En el caso de una alergia respiratoria, se inyecta bajo la piel la sustancia que puede provocar la alergia.

Para entenderlo mejor

Algunos términos que hay que conocer:
Alergeno. Sustancia susceptible de desencadenar una reacción alérgica.

Histamina. Sustancia contenida en el interior de algunas células de la piel y de las mucosas (los mastocitos).

Hipersensibilidad. Reacción del sistema inmunitario ante un alergeno reconocido por los anticuerpos del organismo y responsable de los problemas alérgicos.

Alergia alimentaria

Las reacciones a las sustancias que provocan una alergia alimentaria son diferentes en el niño y en el adulto. En el niño, los signos son, principalmente, digestivos. En el adulto, la alergia digestiva es menos frecuente y la manifestación más habitual es la urticaria crónica. Las sustancias que dan lugar más a menudo a una alergia alimentaria son: pescado, crustáceos y moluscos, cereales, leguminosas, frutos secos y ciertas frutas (manzana, kiwi). La cocción, la pasteurización o la esterilización de los alimentos no disminuyen la actividad alérgica. Es más, pueden aumentarla.

Alergia a medicamentos

Las reacciones alérgicas a los medicamentos son extraordinariamente frecuentes: en un momento u otro de la vida afectan a todas las personas, sobre todo a los niños y a los ancianos. Es muy importante
diferenciar la alergia a un medicamento de los efectos secundarios relacionados con su acción en el organismo. Los medicamentos pueden dar lugar a síntomas asociados a su propia acción terapéutica (p.
ej., la diarrea que sigue al uso de un antibiótico), relacionados con sus efectos secundarios sobre algunos órganos del cuerpo (p. ej., la afectación de la audición por algunos antibióticos), dependientes de la idiosincrasia del metabolismo de cada persona y verdaderos síntomas de alergia.
Aunque cualquier fármaco puede producir alergia, los que la provocan con mayor frecuencia son los antimicrobianos en general y los antibióticos en particular, como la penicilina.
Las alergias a los medicamentos se manifiestan coincidiendo con el segundo contacto con el fármaco.
En este caso, debe excluirse el producto del arsenal terapéutico disponible para la persona alérgica.
Es imprescindible interrumpir la administración del medicamento responsable.

Comentar

Más información sobre este tema:


Índice alfabético

También puedes utilizar nuestra enciclopedia médica como un diccionario, accediendo a los artículos que te interesen haciendo directamente click sobre la primera letra de la palabra.


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

Calcula tu I.M.C
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal