Inicio  
  
  
   Oclusión intestinal ¿Qué es?
Enfermedades digestivas y renales
Commentar

¿Qué es la oclusión intestinal?

La oclusión intestinal es una obstrucción parcial o total del tubo digestivo, que impide que su contenido progrese normalmente y sea evacuado por el ano. Es una afección grave que requiere tratamiento urgente.

Si no se trata rápidamente, la oclusión intestinal puede dar lugar a un verdadero estado de choque fisiológico. La obstrucción del tubo digestivo impide la progresión de los alimentos y provoca dolor intenso. La distensión del intestino hace que éste no pueda absorber los elementos nutritivos y que se acumule una gran cantidad de líquido, lo que origina deshidratación grave. Después de un período más o menos prolongado, aparecen vómitos que empeoran aún más la pérdida de agua y de sal. El paciente ha de ingresar de urgencia en un hospital.

Síntomas y diagnóstico

El síntoma prioritario es el dolor abdominal, que aparece en forma de crisis seguidas de un período de calma. Por otra parte, al paciente no le apetece comer ni beber. Muy pronto sufre vómitos con los que expulsa primero los últimos alimentos ingeridos y, más adelante, únicamente el líquido contenido en el intestino. El tránsito digestivo se interrumpe: no se expulsan heces ni gases intestinales. Debido a la deshidratación, el estado general se altera: el paciente experimenta un malestar intenso, el pulso se acelera, la tensión arterial disminuye, los riñones pueden dejar de funcionar. A la exploración, el abdomen suele estar distendido (meteorismo); en ocasiones, se aprecian, a través de la pared abdominal, contracciones dirigidas en un solo sentido.
La palpación del vientre es dolorosa. El diagnóstico se confirma con una radiografía de abdomen, donde se observan niveles líquidos horizontales en el interior del intestino.

Causas

Las oclusiones intestinales pueden ser de dos tipos: mecánicas y funcionales.
Oclusiones mecánicas. Están causadas por un obstáculo mecánico. Se distinguen las oclusiones debidas al cierre brusco del intestino (obstrucción por estrangulación) y las ocasionadas por la instauración progresiva del obstáculo (oclusión por obstrucción).
Las oclusiones por estrangulación están provocadas esencialmente por adherencias anormales (bridas) que se forman a consecuencia de intervenciones quirúrgicas en la zona baja del abdomen (por ej., extirpación del apéndice). Un asa del intestino delgado se estrangula en la brida. Las oclusiones por estrangulación también pueden estar causadas por el estrangulamiento de una hernia de la pared abdominal, que corresponde a la salida de una pequeña porción del contenido del abdomen a través de la pared del mismo. Por último, el origen de estas oclusiones puede ser un fenómeno denominado vólvulo: el asa del colon sigmoide (última porción del colon que desemboca en el recto) gira sobre sí misma y estrangula completamente el intestino.
Las oclusiones por obstrucción están provocadas, en la mayoría de los casos, por el desarrollo de tumores malignos, que obstruyen progresivamente el intestino. También pueden ser consecuencia de una enfermedad inflamatoria o de una infección de divertículos intestinales (diverticulitis).
Oclusiones funcionales. Este tipo de oclusión se produce tras una parálisis del intestino provocada por una lesión que afecta a un órgano vecino: apendicitis, absceso, hematoma, inflamación del páncreas (pancreatitis).

Tratamiento

Es urgente y hospitalario. Consiste, por una parte, en tratar los desarreglos biológicos derivados de la oclusión y, por otra parte, cuando el paciente ha recuperado un estado general satisfactorio, en el tratamiento de la causa de la oclusión.
Tratamiento de las alteraciones biológicas. El líquido acumulado en el intestino se evacua por aspiración mediante un tubo delgado que se introduce por la nariz hasta el estómago (aspiración nasogástrica). Al mismo tiempo, se administra por infusión la cantidad de líquido y de sales minerales necesarias para la rehidratación del paciente.
Tratamiento de la causa. Con la excepción de los casos en que la oclusión desaparece espontáneamente (esto puede suceder cuando un asa del intestino delgado se estrangula en una herida cicatricial), el tratamiento de la causa de la afección pasa por la práctica de una intervención quirúrgica. En el caso de una oclusión por estrangulación, la operación, mediante cirugía clásica o celioscopia (introducción a través de la pared del abdomen de un tubo óptico provisto de instrumentos), consiste en seccionar la brida responsable de la estrangulación.
Cuando la parte del intestino estrangulada está alterada (circunstancia que se produce cuando la operación no se hace con la celeridad oportuna), se practica su ablación y luego se restablece la continuidad del tubo digestivo uniendo los dos extremos sanos.
En el caso de un tumor que obstruye el colon, la intervención consiste en practicar la escisión de la porción afectada por el tumor. Si se trata de un vólvulo del colon
sigmoide, con frecuencia es posible desenrollar el asa con una intervención sencilla que se efectúa mediante colonoscopia (introducción por el ano de un tubo óptico provisto de instrumentos).

Estreñimiento y oclusión

Con frecuencia, las personas que padecen estreñimiento persistente tienen miedo de padecer una oclusión intestinal. Este temor no está justificado: los síntomas de estas dos afecciones no se prestan en absoluto a confusión. El estreñimiento es simplemente la emisión de heces con menor frecuencia que la habitual, sin dolor y sin alteración del estado general. Su tratamiento requiere un régimen alimenticio apropiado y, eventualmente, la toma de laxantes poco irritantes.

Riesgo en los pacientes operados del abdomen

El riesgo de oclusión asociado a la formación de una brida cicatricial después de una intervención quirúrgica concierne a cualquier persona sometida a una operación en el abdomen. Las intervenciones que más exponen a la formación de bridas cicatriciales son las que se llevan a cabo en la parte baja del abdomen y las que se acompañan de una infección del peritoneo, la membrana que tapiza las paredes del abdomen. Los pacientes operados en más de una ocasión están más expuestos a las oclusiones. En algunos casos, las oclusiones se repiten y amenazan de forma permanente el bienestar del paciente, pero las recidivas tarde o temprano ceden.

Comentar

Más información sobre este tema:


Índice alfabético

También puedes utilizar nuestra enciclopedia médica como un diccionario, accediendo a los artículos que te interesen haciendo directamente click sobre la primera letra de la palabra.


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

Calcula tu I.M.C
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal