Inicio  
  
  
   Cáncer de riñón ¿Qué es?
Enfermedades digestivas y renales
Commentar

¿Qué es el cáncer de riñón?

El cáncer renal, tumor maligno que afecta sobre todo a personas adultas a partir de los 50 años, tiene un pronóstico generalmente favorable cuando el tratamiento se realiza a tiempo.

El cáncer de riñón es un tumor maligno, es decir, una proliferación incontrolada de las células que componen este órgano. Los riñones son indispensables para la vida, ya que su función principal es depurar el organismo de los productos de desecho que fabrica.
No obstante, un solo riñón basta para garantizar esta función. Por consiguiente, en caso de cáncer, se practica la extirpación del riñón enfermo: esta intervención consigue habitualmente contener la progresión de la enfermedad; el paciente podrá llevar una existencia totalmente normal con el riñón restante.

Tipos

En el riñón se pueden desarrollar tres tipos de cáncer: adenocarcinoma renal, nefroblastoma y cáncer urotelial.
Adenocarcinoma renal. Representa alrededor del 75% de todos los cánceres renales; es la forma más frecuente. Afecta más a los hombres que a las mujeres, y aparece por lo general después de los 40 años.
Nefroblastoma. También llamado tumor de Wilms, afecta por lo general a niños alrededor de los 4 años. Representa el 20% de todos los tumores malignos de la infancia.
Cáncer urotelial. También llamado cáncer de células de transición, se desarrolla a partir del revestimiento de las vías excretoras del riñón (pelvis renal, cáliz, uréter). Es frecuente en personas fumadoras.

Síntomas

El cáncer renal cursa con la presencia de sangre en la orina (hematuria). En ocasiones, el paciente experimenta dolor en la zona lumbar, del lado del riñón enfermo. Más raramente, el tumor puede cursar con fatiga anormal y pérdida de peso, fiebre, o incluso un número excesivo de glóbulos rojos en la sangre (poliglobulia).
La enfermedad evoluciona por lo general muy lentamente, aunque el cáncer haya producido focos cancerosos situados a distancia del tumor original (metástasis). Los focos cancerosos secundarios del cáncer de riñón se desarrollan en el hueso, los pulmones o el hígado.

Diagnóstico

La mayoría de las veces, el cáncer de riñón se descubre por azar, con ocasión de una ecografía de abdomen (técnica de obtención de imágenes que utiliza los ultrasonidos) solicitada por otro motivo. El diagnóstico se confirma mediante tomografía (TAC) y urografía intravenosa. Ésta consiste en obtener una serie de imágenes radiológicas del aparato urinario, después de la inyección en una vena de un producto de contraste yodado, opaco a los rayos X.
Cuando el diagnóstico es particularmente difícil de establecer, puede ser necesario recurrir a pruebas complementarias, como la resonancia magnética o la arteriografía renal (obtención de imágenes radiológicas después de la inyección de un producto de contraste yodado en la arteria que irriga el riñón).

Tratamiento y evolución

Si no hay metástasis, el tratamiento más eficaz del cáncer renal es la extirpación del riñón afectado, de la membrana adiposa que lo rodea y de los ganglios linfáticos adyacentes. Es lo que se conoce como nefrectomía ampliada. Se trata de una intervención relativamente seria, que requiere hospitalización durante varios días (de 5 a 15 días según el estado del paciente). Se practica con anestesia general y generalmente va seguida de un período de convalecencia de unas 3 semanas.
Las metástasis necesitan un tratamiento específico. Si sólo existe una, se recurre a la escisión quirúrgica. Si hay más de una, se administran medicamentos que estimulan el sistema de defensa del organismo (inmunoterapia), asociados, si procede, con quimioterapia, tratamiento medicamentoso destinado a eliminar las células cancerosas.
Si el cáncer renal se trata antes de que aparezcan metástasis, el pronóstico es habitualmente favorable. Sin embargo, el paciente deberá seguir un control regular (2 o 3 visitas anuales).

Nefrectomía bilateral

La ablación quirúrgica de los dos riñones, o nefrectomía bilateral, únicamente se lleva a cabo cuando los dos riñones están afectados por el cáncer, circunstancia que es excepcional. Después de este tipo de intervención, el organismo es definitivamente incapaz de garantizar la eliminación de las sustancias de desecho (insuficiencia renal que recibe el nombre de terminal). El paciente deberá someterse durante el resto de su vida a una depuración artificial de la sangre (diálisis) o, cuando esto sea posible, a un trasplante de riñón. No obstante, en estas situaciones, muy a menudo es posible extirpar únicamente el tumor y conservar el tejido renal sano, para evitar que el paciente sufra una insuficiencia renal.

Tumores benignos del riñón

El riñón puede albergar un tipo de tumor benigno, el quiste. Un quiste es una cavidad anormal que contiene líquido seroso y que está rodeada por una pared propia. Los quistes renales pueden ser únicos o múltiples y aparecer de forma aislada (quistes simples) o, por el contrario, observarse en el marco de una enfermedad familiar (enfermedad poliquística del riñón). En este último caso, pueden impedir que los riñones conserven su capacidad funcional (insuficiencia renal). En cambio, los quistes simples son benignos y no requieren, en la mayoría de los casos, ni tratamiento ni vigilancia.

Vivir con un solo riñón

El cuerpo humano tiene dos riñones, que se encargan de la depuración diaria de los productos de desecho que se forman por el funcionamiento del organismo. Estos restos se eliminan por la orina. Muchas enfermedades pueden causar la destrucción de uno de los dos riñones, sin que se altere la función depuradora. Es suficiente que el riñón que queda esté sano. En efecto, un solo riñón puede perfectamente garantizar esta función.
Por lo tanto, la vida con un solo riñón sano no comporta un riesgo especial; no requiere precauciones dietéticas ni restricción de la actividad física. La duración de la vida de las personas con un solo riñón no es más corta que la de aquellas que conservan los dos riñones.

Ecografía de abdomen. Con frecuencia, el cáncer renal se descubre de manera fortuita cuando se practica una ecografía abdominal, solicitada por otro motivo.

Comentar

Más información sobre este tema:


Índice alfabético

También puedes utilizar nuestra enciclopedia médica como un diccionario, accediendo a los artículos que te interesen haciendo directamente click sobre la primera letra de la palabra.


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

IMC
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal