Inicio  
  
  
   Enfermedades de las uñas ¿Qué es?
Enfermedades de la piel
Commentar

¿Qué son las enfermedades de las uñas?

La uñas pueden ser la sede de un gran número de afecciones: enfermedades, traumatismos, etc. se deforman, presentan estrías, se encarnan.

De las más habituales a las menos frecuentes, conviene conocer las diferentes afecciones de las uñas, para poder cuidarlas con eficacia.

Micosis

Las micosis son enfermedades infecciosas causadas por hongos microscópicos.
Afectan con mucha frecuencia a las uñas (onicomicosis). Sus manifestaciones son muy variadas: levantamiento del extremo de la uña por un depósito subyacente a veces de color grisáceo, con despegamiento de la uña; pequeñas manchas blancas en la superficie de la lámina ungueal; engrosamiento en rodete del repliegue cutáneo que bordea la uña. Las uñas también pueden volverse gruesas, frágiles o estriadas.
La obtención de una muestra permite confirmar el diagnóstico e identificar el hongo que causa la infección (dermatofito, levadura o moho), lo que permite elegir el tratamiento adecuado.
Cuando se trata de un dermatofito, el tratamiento se basa en el amolado de la uña, el decapado químico mediante apósitos impregnados en sustancias que reblandecen las uñas y, más raramente, en una intervención quirúrgica con anestesia local seguida de la aplicación local y la administración de antifúngicos por vía oral en forma de comprimidos.
Cuando la causa es una levadura, el tratamiento asocia baños con productos que contienen sustancias activas contra las levaduras, desinfección local y antifúngicos en aplicaciones locales y por vía oral.

Si la afección está causada por un moho, el tratamiento con un barniz a base de antifúngicos es en general muy eficaz, a condición de que la zona responsable del crecimiento de la uña (matriz) no se haya destruido. Una vez curada, la uña vuelve a crecer normalmente.

Tumores

Los tumores de las uñas, en su mayoría benignos, se presentan en forma de verrugas, de quistes o de fibromas. En cambio, una banda negra puede ser el signo de un cáncer de la piel (melanoma maligno) incipiente; la mayoría de las veces, aparece en el pulgar, en el dedo gordo del pie o en el índice. La obtención quirúrgica de una muestra de la base de la uña permite verificar si se trata de una simple pigmentación, de un lunar benigno o de un melanoma. Este último, diagnosticado y tratado en sus comienzos, tiene probabilidades de curación.

Uña encarnada

Cuando los bordes laterales de la uña (en la mayoría de los casos, la del dedo gordo del pie) se hunden en la piel, se habla de uña encarnada. A veces es muy dolorosa y puede ser consecuencia de una malformación de nacimiento o el resultado de un traumatismo (caída de un objeto pesado sobre el pie, choque del pie contra una pared, etc.). Las uñas excesivamente cortas, el calzado demasiado puntiagudo que se apoya en las uñas, los tacones altos o inadecuados y ciertas actividades deportivas son otros factores agravantes e incluso pueden ser la causa de la uña encarnada. Por otra parte, las personas cuyas uñas tienen forma convexa están más predispuestas a tener uñas encarnadas.
El hundimiento de la uña en la piel provoca inflamación e hinchazón de los tejidos vecinos. Un simple tratamiento local puede ser suficiente. En algunos casos poco frecuentes, hay que recurrir a la cirugía, por lo general con anestesia local sin hospitalización. El objetivo es liberar la uña de la piel o incluso extraerla totalmente.
La uña nueva saldrá más pequeña y no tendrá el riesgo de encarnarse.
Para evitar las uñas encarnadas, se aconseja no cortarlas demasiado cortas para proteger el dedo del pie de la presión y de la fricción, y darles una forma cuadrada y no ovalada, sin tocar los rincones. También se recomienda vivamente que se eviten los zapatos demasiado apretados en la zona correspondiente a los dedos.

Algunas anomalías

Contrariamente a las ideas recibidas, las estrías blancas (leuconiquia) no corresponden a una falta de vitaminas o de magnesio, pero con frecuencia están provocadas por el cuidado excesivo cuando se quiere separar demasiado las pieles situadas en la base de
la uña. El palito que se utiliza también puede provocar un despegamiento de la uña que adopta la forma de montañas rusas (onicólisis).
Las lacas de uñas provocan a veces una coloración amarillenta de la uña. Para evitarlo, se recomienda usar debajo de la laca una base de buena calidad. Para prevenir la aparición de estrías que también son debidas al barniz, hay que pulir la uña.
El hábito de morderse las uñas (onicofagia) o de manosearlas continuamente (onicomanía) provoca con frecuencia deformaciones.
Por último, igual que el resto de la piel, la uña envejece; adquiere entonces un aspecto apagado, sin brillo, y se cubre de líneas que forman una especie de espigas.

Algunas palabras que conviene conocer

Leuconiquia: corresponde a las estrías blancas de las uñas Onicólisis: despegamiento de la uña Onicofagia: consiste en morderse las uñas Onicomanía: es el hábito de tocarse constantemente las uñas.

Las uñas

Las uñas, como el cabello, están compuestas por queratina, una sustancia de consistencia dura y fibrosa. Descansan en un lecho irrigado por vasos sanguíneos, por eso son de color rosado. Las uñas se desarrollan a partir de una zona de células activas (matriz), situada en un repliegue cutáneo en la base y a los lados.
Las uñas de las manos crecen 0,1 milímetros al día y, cuando se pierden, tardan 6 meses en alcanzar su tamaño normal. Para las uñas de los pies, hay que esperar todo un año.

Uñas frágiles

Las uñas de las mujeres son generalmente más frágiles que las de los hombres. La fragilidad de las uñas es debida, en muchos casos, a una predisposición familiar. Por otro lado, la velocidad de crecimiento de la uña disminuye con la edad, lo que favorece la formación de estrías que provocan fisuras en el extremo de la uña. La fragilidad de las uñas también puede estar causada por la deshidratación que aparece cuando las manos están con demasiada frecuencia inmersas en agua. Una crema hidratante aplicada por la mañana y por la noche y cada vez que se lavan las manos evita esta evaporación. Un pulido efectuado una vez al mes reduce las estrías, que provocan fragilidad de las uñas. Las dietas de adelgazamiento excesivas y no controladas, y la carencia de hierro durante la adolescencia o el embarazo también pueden ser el origen de una fragilización de las uñas.

Comentar

Más información sobre este tema:


Índice alfabético

También puedes utilizar nuestra enciclopedia médica como un diccionario, accediendo a los artículos que te interesen haciendo directamente click sobre la primera letra de la palabra.


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

Calcula tu I.M.C
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal