Inicio  
  
  
   ¿Quién puede ser donante de médula ósea?
Trasplante de médula ósea
Commentar

¿Quién puede ser donante de médula ósea?

Puede incluirse en la Red Mundial de Donantes de Médula Ósea, a través del REDMO (Registro Español de Donantes de Médula ósea), toda aquella persona con edad comprendida entre 18 y 55 años y que disfrute de buena salud.

¿Quién puede ser donante de médula ósea?
© Thinkstock

El criterio de buena salud consiste en no sufrir enfermedad cardiovascular, renal, pulmonar, de hígado u otras afecciones crónicas que requieran tratamiento continuado, y no tener antecedente de análisis positivos para las infecciones de los virus de hepatitis B, C y del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). El REDMO está interconectado con la red internacional y, por lo tanto, puede acceder para cada búsqueda a los más de 14 millones de donantes voluntarios y a las más de 400.000 unidades de sangre de cordón umbilical disponibles en cualquier parte del mundo.

¿Cómo se dona médula ósea?

Se realiza una punción de las crestas iliacas (hueso de la cadera) del donante y se extrae  una cantidad determinada de médula ósea. La extracción se realiza con anestesia general o epidural.

Esto se realiza en un ingreso hospitalario de unas 48 horas. Normalmente no tiene complicaciones, sólo se siente  dolor en la zona de punción durante unos días. Pueden producirse molestias derivadas de la anestesia, hemorragias, infecciones, etc. aunque en general, son poco frecuentes.

Cada vez con más frecuencia se sustituye este procedimiento por la extracción de sangre, con obtención selectiva de los llamados “progenitores hematopoyéticos” (células sanguíneas equivalentes a las de la médula, que finalmente se van a trasplantar para obtener el efecto terapéutico deseado). Ello disminuye sensiblemente las molestias para el donante, aunque la utilización de uno u otro procedimiento dependerán siempre del criterio médico.

Indicaciones del trasplante de médula

Las indicaciones actuales son múltiples, y se van ampliando con el paso de los años. Tumores malignos de la sangre, como la leucemia, el mieloma múltiple, los linfomas no Hodgkin, la enfermedad de Hodgkin. Defectos de la formación de células sanguíneas como la aplasia medular grave o la hemoglobinuria paroxística nocturna. Inmunodeficiencias. Enfermedades congénitas de la sangre, como la talasemia o la anemia de Fanconi. Enfermedades congénitas del metabolismo, graves y raras. Tumores sólidos que requieran un tratamiento antineoplásico intensivo.

¿Cómo se prepara al receptor de médula?

El receptor es tratado con altas dosis de quimioterapia y/o radioterapia para eliminar y acondicionar su médula ósea. Un día después de finalizar este tratamiento se realiza el trasplante, infundiendo a través de una vena las células madre obtenidas del donante.

Pronóstico del trasplante de médula

Desde que  en el año 1979, se realizó el primer trasplante de médula de un donante no emparentado con el paciente, la expectativa de vida de los enfermos ha crecido notablemente. El perfeccionamiento de las técnicas de trasplante permite aumentar el número de vidas salvadas si se dispone de un donante en el momento justo en que el paciente se encuentra en condiciones de ser trasplantado.

 

Dr. José Manuel Marín

Publicado el 19/11/2010Comentar

Más información sobre este tema:


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

IMC
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal