Inicio  
  
  
  
   Hipersensibilidad dental: ¡existen soluciones!
Buscar

Diccionario médico
  • Todas las definiciones
Servicios
  • Listas de boda
Salud dental
Commentar

Hipersensibilidad dental: ¡existen soluciones!

El solo contacto del helado con los dientes te provoca dolor y comer cosas ácidas te da sudores fríos… Seguramente sufres de hipersensibilidad dental. Pero no temas, hay soluciones que te harán recobrar la sonrisa. Doctissimo te da las claves.

Las causas de la hipersensibilidad dental

Hipersensibilidad dental: ¡existen soluciones!
© Thinkstock

La hipersensibilidad dental representa un verdadero problema. Se estima que afecta a cerca del 50 por ciento de los pacientes que acuden al dentista. Las mujeres entre 20 y 50 años serían las más afectadas, acentuándose la gravedad de la condición entre los 30 y los 40 años. Pero ¿cómo prevenir este mal que tanto afecta a la vida cotidiana?

Primero, una pequeña lección de anatomía de los dientes. Éstos están compuestos de dos partes: la corona, la parte visible, y la raíz, escondida debajo de la encía. Esquemáticamente, la corona está conformada de diferentes capas: el esmalte, la dentina y la pulpa, que contiene los vasos y los nervios.

Contrariamente a lo que se cree, estos dolores fugaces no tienen nada que ver con las caries ni con una falta de higiene.

La principal causa de hipersensibilidad dental es la destrucción del esmalte. “La dentina está atravesada por pequeños canales que contienen un líquido y que comunican el exterior y el interior del diente. Cuando el esmalte se ve alterado, el contacto con las sustancias provoca una dilatación o una retracción del fluido en los canales, lo cual activa las terminaciones nerviosas, de donde viene el mensaje de dolor”, explica el doctor Christophe Lequart, cirujano y redactor jefe de la publicación de la Unión Francesa por la Salud Bucodental (UFSBD).

Hay diferentes fenómenos que pueden alterar el esmalte, por ejemplo cepillarse en sentido horizontal y con un cepillo demasiado duro. Este tipo de cepillado erosiona el diente, que pierde sus capacidades protectoras. Comer alimentos demasiado ácidos también puede provocar pequeños agujeros en el esmalte e incluso diluirlo totalmente.

La segunda causa de hipersensibilidad dental es el retroceso de la encías: “Si la encía no recubre totalmente el diente, entonces la dentina queda en contacto directo con las sustancias”, indica el experto. Mediante un proceso similar al anterior, los dientes se vuelven hipersensibles.

La lucha cotidiana contra la hipersensibilidad dental

Hay varias maneras de combatir la hipersensibilidad. En casa, puedes utilizar dentífricos para “dientes sensibles”, los cuales actúan obstruyendo los agujeros en la superficie de la dentina. Generalmente, estas pastas de dientes están hechas a base de cloruro de estroncio o de sales de potasio, moléculas que funcionan como “tapón” de los canales. No requieren de receta médica.

También se pueden realizar buches con sustancias minerales con el fin de mineralizar la dentina. Pero sobre todo hay que modificar el modo en que se realiza el cepillado, que debe ser círcular desde la encía hacia el final del diente. Esto evita que las encías se irriten y que los dientes se rompan. Se trata de técnicas muy eficaces en la mayoría de los casos. “Pero si transcurridos los dos meses de tratamiento los problemas persisten, entonces es importante acudir a la consulta”, agrega Lequart.

Los tratamientos contra la hipersensibilidad en la consulta

Existen infinidad de soluciones. Con el fin de tapar los microagujeros de la dentina, el odontólogo puede aplicar una capa de esmalte en la superficie del diente. Otra técnica consiste en utilizar un producto que fije las proteínas de la dentina, lo que limita el fenómeno de dilatación-retracción, responsable del dolor. En caso de que haya una pérdida de esmalte importante, principalmente a causa del tipo de cepillado, suele recurrirse a la resina compuesta para reconstruir parcialmente la capa protectora del diente.

Si todos estos métodos son ineficaces el odontólogo puede optar por matar la raíz del diente en cuestión: si no hay nervio no hay dolor. En los casos en los que el responsable es la retracción de la encía, se puede proponer un trasplante de las encías. Este tratamiento consiste en retirar una parte de la encía de otra zona para aplicarla allí donde el diente necesita estar mejor recubierto.

En cualquier caso, si sufres de hipersensibilidad dental no dudes en hablar con tu dentista, él o ella podrá recomendarte el método que mejor se adapte a tus necesidades.

S. Cuvier

Publicado el 10/12/2010Comentar

Más información sobre este tema:


Newsletter


ciao
Foro Salud

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

Calcula tu I.M.C
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal