Inicio  
  
  
   Deshidratación aguda
Buscar

Diccionario médico
  • Todas las definiciones
Servicios
  • Listas de boda
Urgencias y primeros auxilios
 
Tu nombre :
Tu e-mail * :
Nombre del destinatario :
E-mail del destinatario * :
Tu mensaje :
*campo obligatorio
¡Tu mensaje ha sido enviado!

Deshidratación aguda

La deshidratación aguda es una pérdida excesiva de agua. Los bebés están particularmente expuestos a sufrirla, ya que sus necesidades de agua son muy superiores a las de un adulto. Cualquier situación que provoque la pérdida de líquidos (diarrea o vómitos) o la disminución del suministro (el niño se niega a beber), perturba su frágil equilibrio.

Deshidratación aguda
© Jupiter

Algunas diarreas pueden pasar inadvertidas, ya que son tan líquidas que se pueden tomar por orina en los pañales. Una deshidratación también puede manifestarse en el niño mediante un estado de nerviosismo poco habitual o, al contrario, por una cierta apatía. Si bebe poco o nada, si tiene ojeras, la tez grisácea, la boca seca y fiebre, hay que consultar enseguida con el médico. Las causas de la deshidratación son las mismas que las de la diarrea aguda, es decir, alimentarias o infecciosas; si bien agravadas en ocasiones por vómitos o fiebre. Si la persona afectada padece una gastroenteritis, hay que eliminar de la dieta la leche y sustituirla por una solución de rehidratación especial que contiene sales minerales y azúcares (recetada por el médico y que se vende en farmacias). Este tipo de preparación aporta glucosa y todas las sales minerales necesarias: sodio, potasio, magnesio, calcio, fosfatos, cloruros...A veces, las deshidrataciones agudas requieren una hospitalización de unas horas o unos días para restablecer un equilibrio hidroelectrolítico normal con ayuda de una perfusión intravenosa.

Golpe de calor

Un golpe de calor es una forma concreta de deshidratación aguda que se debe a una exposición prolongada al sol o al calor. Entre los síntomas que presenta la persona afectada destacan vértigo, náuseas y dolor de cabeza seguido de vómitos. También pueden darse trastornos de la conciencia (alucinaciones visuales, delirios, etc.). En los casos extremos, un golpe de calor puede producir una pérdida de conocimiento, convulsiones y coma.Los niños aguantan peor el calor y el sol que los adultos. Por lo tanto, es necesario tomar ciertas precauciones en pleno verano. Lo mejor es que lleven
una gorra y estén a la sombra o en lugares frescos y bien aireados. Nunca se debe dejar a los niños dentro de un coche bajo el sol, ni permitir que estén tomando el sol mucho rato en la playa. También es recomendable vestirlos con ropa ligera e hidratarlos con regularidad, por ejemplo con soluciones hidrosalinas que se venden en farmacias. Si el niño tiene los primeros síntomas de haber sufrido un golpe de calor, hay que darle un baño con agua tibia (a una temperatura de unos dos grados inferior a la de su cuerpo), para refrescarlo. También se le debe dar de beber a pequeños sorbos. Si la fiebre no desciende, se debe avisar al médico.

Comentar
12/02/2010

Más información sobre este tema:


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Y si fuera Alzheimer?

Test Salud y Bienestar

¿Y si fuera Alzheimer?

IMC
Calcula tu prcentaje de grasa corporal
Calcula tu peso ideal